jueves, 14 de agosto de 2014

Preocupa a la SIP que nueva ley de protección en Honduras sea ineficaz

Miami (14 de agosto de 2014).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó su beneplácito por la nueva ley de protección para periodistas de Honduras, aunque advirtió que tiene varias debilidades que pudieran afectar su puesta en práctica y eficacia.

Las conjeturas de la SIP emanan después de su análisis de la Ley de Protección a Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia, aprobada el pasado 6 de agosto en segundo debate en el Congreso nacional, y de la rica discusión que su contenido tuvo en el país, entre miembros de comisiones legislativas, de organizaciones periodísticas y de medios de comunicación.

La discusión proseguirá el 18 de agosto con los mismos actores, pero se centrará en temas específicos referentes a presupuesto, procedimientos para la calificación de riegos y auxilio a las víctimas.
Tras el análisis, el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Claudio Paolillo, dijo que si bien la nueva legislación “contiene puntos que representan un sensible avance en la protección de los derechos y libertades fundamentales, hacemos hincapié en la falta de integralidad, ya que no se vinculan, más allá del sector de Defensa y una Unidad de Protección, a otros sectores del Estado -por ejemplo Salud y Ministerio Público”. Agregó que tampoco existe claridad sobre el presupuesto suficiente e idóneo, ni se da cuenta sobre la suficiente capacidad de operación y de supervisión.

La creación de un mecanismo institucional para protección de los periodistas y otros grupos afectados por la violencia, fue incluido en el plan de acción emanado de la Conferencia de Seguridad, Protección y Solidaridad para la Libertad de Expresión, celebrada en Tegucigalpa en 2012 por la SIP y la Asociación de Medios de Comunicación de Honduras (AMC). En esa ocasión también se instó “a los poderes públicos a realizar un análisis técnico-jurídico y consensuar una propuesta única de ley que dé soporte y facilite la implementación efectiva del mecanismo de protección para periodistas y grupos vulnerables”.


Paolillo, director del semanario Búsqueda de Uruguay, advirtió que la ley hondureña “deja fuera aspectos que podrían convertirla en una norma difícil de operar e ineficaz”.  Añadió que “nuestra mayor preocupación es que pueda terminar como la ley mexicana que tras dos años en vigencia y sin presupuesto adecuado, no ha logrado constituirse como un verdadero organismo que cumpla con ofrecer seguridad a reporteros y medios amenazados”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario