jueves, 29 de octubre de 2015

UNA FOTO QUE VALE MÁS QUE MIL PALABRAS ESCUELA DE TABLA OLAS PERÚ

LA EXPERIENCIA Y LA JUVENTUD UNIDAS MÁS QUE NUNCA. ROBERTO MEZA TOMA DE LA MANO A UNO DE SUS ALUMNOS EN EL SALVADOR. UNA FOTO QUE MUESTRA AMOR EN LA ENSEÑANZA PROFESIONAL DEL DEPORTE DEL SURF.



VIAJE A EL SALVADOR FUE EL NUEVO EVENTO DE LA ESCUELA DE TABLA OLAS PER

Los alumnos de alta competencia de Olas Perú destruyeron las olas en las playas de Las Flores y Punta Mango.

Olas Perú Surf Travel organizó hace unos días una visita internacional a las perfectas olas de la playa Las Flores en El Salvador. Con los destacados alumnos de su escuela, el escenario losa recibió con su mar caracterizado por poseer aguas calientes y sus costas rodeadas de palmeras y mágicas olas. Un lugar considerado un paraíso del continente.

Ocho de sus destacados alumnos, entre los ocho y doce años de edad estuvieron hospedados en el Hotel Miraflores gracias a la cortesía y atención gentil de sus dueños Ricardo y Esther Rodríguez y el manejo de las coordinaciones a cargo de Roxana Serrano hizo que nuestro viaje fuera extraordinario”, señaló Roberto Meza a su regreso a Lima.

“El viernes dos de octubre llegamos por la noche al aeropuerto y fuimos recibidos con un calor sofocante. Pero sorpresa nuestra, cuando dos camionetas KIA nos esperaban para trasladarnos desde el aeropuerto a la playa Las Flores, viaje que duró más o menos dos horas y media para llegar a Las Flores”.

“El entrenamiento con diversión” fue el título de todos los días en Las Flores. Una ola de derecha y algunas de izquierdas de campanas les permitieron mejorar su surfing a cada uno de nuestros pequeños alumnos, hacer más maniobras por ola o realizar una sola maniobra fuerte, así como combinar detalles como pararse más rápido y generar mayor velocidad”.

“Alessia Moro, Sol Aguirre, Arena Rodríguez, Kalea Gervasi, Antonio Guzmán, Yago González y Matías Coloma fue el equipo que representó a la Escuela de Tabla Olas Perú. No se olviden de sus nombres, que pronto darán que hablar. Como opiné antes, ser surfista es no sólo saber correr olas. Por eso también ocupamos nuestro tiempo en desarrollar acciones sociales, como pintar la infraestructura de escuelas de la zona. Compramos pintura y los mismos niños fueron la mano de obra”.

“La sensación de correr una ola perfecta, en aguas cálidas y bajo el sol es increíble, pero esta sensación de felicidad plena es completa cuando hacemos algo por los demás, cuando dejamos nuestras huellas mercadas dentro y fuera del mar, cuando les enseñamos a los niños a ser sensibles con las necesidades de otros niños, cuando el verdadero amor se demuestra y cuando entendemos que hay más dicha en dar que en recibir,” sabias palabras del popular Muelitas.

Hans-Peter Firbas
Prensa Olas Perú




domingo, 25 de octubre de 2015

Barometer der Pressefreiheit 2015

(C) ROG
48 Journalisten getötet.
4 Medienassistenten getötet.
13 Online-Aktivisten und Bürgerjournalisten getötet.
148 Journalisten in Haft.
13 Medienassistenten in Haft.
171 Online-Aktivisten und Bürgerjournalisten in Haft.

„Wo die Kontrolle über Informationen ein strategisches Kriegsziel ist wie derzeit im Osten der Ukraine oder in Syrien, werden Journalisten zur Verfügungsmasse der Konfliktparteien“, sagte ROG-Vorstandssprecher Michael Rediske in Berlin. „Wenn Propaganda und Zensur in solchen Kriegen nicht die Oberhand behalten sollen, müssen die Rechte von Journalisten und unabhängigen Medien viel entschlossener verteidigt werden.“

Immer öfter werden auch Journalisten, die über Proteste berichten, zur Zielscheibe der Gewalt von Polizei oder Demonstranten. Daneben unterdrücken in vielen Ländern Terrorgruppen, Milizen oder Verbrecherkartelle unliebsame Informationen mit Einschüchterung und skrupelloser Gewalt. Zur vielerorts verheerenden Lage von Journalisten und Bloggern tragen schließlich auch Zensur und Gewalt im Namen von Religionen bei.

Die am 12. Februar 2015 veröffentlichte Rangliste der Pressefreiheit vergleicht die Situation für Journalisten und Medien in 180 Staaten und Territorien für den Zeitraum vom 15. Oktober 2013 bis zum 14. Oktober 2014. Deutschland liegt in diesem Jahr auf Platz 12 (+2) hält sich damit im oberen Mittelfeld der EU-Staaten.

Rangliste der Pressefreiheit:

1 Finnland
2 Norwegen
3 Dänemark
4 Niederlande
5 Schweden
6 Neuseeland
7 Österreich
8 Kanada
9 Jamaika
10 Estland
11 Irland
12 Deutschland
13 Tschechien
14 Slowakei
15 Belgien
16 Costa Rica
17 Namibia
18 Polen
19 Luxemburg
20 Schweiz
21 Island
22 Ghana
23 Uruguay
24 Zypern
25 Australien
...
92 Peru


PRESSEFREIHEIT: WARUM?

Informationen sind der erste Schritt zu Veränderungen – deshalb fürchten nicht nur autoritäre Regierungen eine freie und unabhängige Berichterstattung.
Wo Medien nicht über Unrecht, Machtmissbrauch oder Korruption berichten können, findet auch keine öffentliche Kontrolle statt, keine freie Meinungsbildung und kein friedlicher Ausgleich von Interessen.

Pressefreiheit ist die Basis einer demokratischen Gesellschaft.

„Jeder Mensch hat das Recht auf freie Meinungsäußerung; dieses Recht umfasst die Freiheit, Meinungen unangefochten zu vertreten sowie Informationen und Ideen mit allen Kommunikationsmitteln ohne Rücksicht auf Grenzen zu suchen, zu empfangen und zu verbreiten.“ Artikel 19 der "Allgemeinen Erklärung der Menschenrechte" der Vereinten Nationen (Dezember 1948).

Wo nicht unabhängig berichtet werden darf und wo Menschen ihre Meinung nicht frei äußern können, werden auch andere Menschenrechte verletzt. Daher ist die Freiheit zu informieren und informiert zu werden stets auch ein zuverlässiger Gradmesser für die Achtung der universell gültigen Menschenrechte in einem Land.

21 Jahre Reporter ohne Grenzen.

Die Gründung der deutschen Sektion von Reporter ohne Grenzen jährt sich 2015 zum zwanzigsten Mal. Auf den folgenden Seiten finden Sie Hintergrundinformationen über die Entwicklung der Organisation, persönliche Berichte von Wegbegleitern und Journalisten im Exil sowie Fotos von Kampagnen, Veranstaltungen und anderen Aktivitäten der zurückliegenden Jahre. (www.reporter-ohne-grenzen.de)

So helfen wir.

Im Rahmen seiner Nothilfearbeit unterstützt Reporter ohne Grenzen bedrohte Journalisten aus aller Welt. Dabei liegt der Schwerpunkt der Arbeit auf der Hilfe vor Ort. Wenn Journalisten in ihrer Heimat jedoch massiver Verfolgung ausgesetzt sind, helfen wir in Einzelfällen auch bei der Flucht. Nach der Ankunft in Deutschland begleiten wir Journalisten beim Asylantrag und helfen ihnen, sich in der deutschen Bürokratie zurecht zu finden. Seit 2009 sind mehr 330 Hilfsanfragen zusammengekommen, davon rund 150 für Unterstützung im Asylverfahren. Langjährige Wegbegleiter und Exiljournalisten berichten über ihre Erfahrungen mit Reporter ohne Grenzen.





WHEN MONEY TALKS: THE TRUE AND CENSORSHIP OF THE JOURNALIST IN PERUVIAN SOCCER

Hans-Peter Firbas

The power of money from sponsors who invest in Peruvian medias and in the National Team of Peru, which began its journey to fight for a place for the World Championship Russia 2018, is so great that manipulate and censor the press. After the two defeats against Colombia and Chile, for the umpteenth time we saw a team and a technical command that tries to do the best they can. Unfortunately without quality and and an inadequate physical and mental preparation our rivales passed the bill with defeat after defeat.

The commercial interest for the money that the media receive from sponsors reports to the local fans biased informations and a subjective positive support to the selection. It is forbidden to tell opposing opinions of our representative. The correct messages to the public will cause to the fans the opinion that our team don´t walk. Before, during and after the two games we received only comments to maintain our country with high expectation. The sponsors of the Peruvian team and a significant sum of money they invest in journalistic spaces is the reason of spread comments, opinions or analysis of the meetings only thinking in high rating because if they fall, they could lose the auspices or they want to pay less money.

The Peruvian soccer fans is being cruelly deceived for decades and the advertising content messages to intend to keep the spirits up and keep them engaged in the transmission. The truth does not matter. Money does matter and the correct press is bound and censored by the owners and directors of the medias. They force them to speak well of the selection and justify any excuse failures.

Only a few journalists tell the truth, like Mr. Elejalder Godos or Mr. Carlos Navarro. They were censored, dismissed or removed from their jobs for committing the crime of a right opinion. Freedom of Expression is rubbish for these gentlemen. I felt ashamed, when Mr. Godos made a negative question about the estrategy of the Coach  Gareca The direct transmission from the press conference was cut from the air in full spicy question and Mr. Navarro received reprisals for a critique against the tactical against the Chileans.

As a member of the Inter American Press Association I publicly denounced these powerful lords who receive thousands of dollars  to sell lies and hidden truths. I am  against the censorship to my colleagues who have worked and work with dignity and with respect to the public.

sábado, 24 de octubre de 2015

Johann Firbas, anderer deutscher in Peru verachteten.

Hans - Peter Firbas

Mein Vater, verstorbene deutscher Doktor in Biochemie, hat mehr als 20 Jahren die Lösung des großen Problems der Kinderernährung in Peru untersucht, ohne etwas zu bitten. Sein Interesse war nur helfen. Normale Gehirnentwicklung für Kindern ist, seine Intelligenz überlegen. Das gleiche gilt für ihre körperliche Verfassung durch eine gute Ernährung.

Wenn ich sehr jung war, sagte mir, dass er hat entdeckt wie man eine wirtschaftliche Brot machen, mit Vitamine, Mineralien und andere Wörter dass keine Ahnung habe, was für ein Kind, dass Mangelernährung von extremer Armut zu widerstehen. Das Komische war, dass er als Versuchskaninchen für mehrere Wochen verwendet meine Brüder und mich.

Labortests vor und nach Futter nur mit dem Brot, das Ergebnis war sehr erfreulich. Ich bin damit einverstanden, dass zu Hause baute ein kleines Labor für die Tests. Er hatte ein Brot, das könnte die Regierung zu unterernährte Kinder mit minimalen Investitionen gegeben haben. "Die Regierung kümmert sich nicht. Also, auf Wiedersehen zu dem Projekt."

Er untersuchte auch den wertvollen Beitrag von Sardellen für die Ernährung von Kindern, aber die Priorität der Regierung und private Unternehmer war exportieren und Geld verdiennen. Die Fische wurden zu Fischmehl verarbeitet werden, anstatt verteilen sie an unserem kleinen Hunger. Und sie haben keine Ahnung , wie viel Sardellen hatte . Wir waren der erste Exporteur von diesem Fisch. Wir gewannen ihn nach Japan und Russland. Es gab so viel ... "

Die Sardelle ist eine der reichsten Essen und wurde in Fischmehl umgewandelt. Es ist eines der Grundbestandteilein der Tierernährung. Sie zogen Hühnern in Russland zu füttern, als peruanische Kinder. Bestechungsgelder der Exporte waren fabelhaft.

Keinen Ball bekam ihn wieder. "Die Deutschen brauchen das nicht. Peruanischen ja, aber sie sind nicht interessiert. Nicht berechnen die Armen und wie erstaunlich es war, dass ich täglich erhalte ich viele Anrufe von Leuten zu danke Ihnen, weil sie geheilt wurde. Die Leute am Telefon sagen, „ich wurde von Krebs geheilt“ und sie weinen, Das selbe mit AIDS und ich hörte nur schöne Dinge. Das Stolz. Das Werk war ein Wissenschaftler, der in der Biochemie basierte.

Ihr Körper liefert wertvolle Informationen über das Blut. So finden Sie, dass jeder Patient ist anders und jeder muss anders behandeln . Es war ungefähr fünfzig Produkte, die wir produziert. Ich gespeichert die Produkte, natürlich richtig Gewicht, bevor sterilisiert werden.

Ich war Zeuge dass mehreren berühmten deutschen Laboratoriums ihre Formeln kaufen möchten. "Das wird dass meine Formeln mit hohen Preisen zu verkaufen. Auf keinen Fall." Er war mein Vater. Ein Deutscher.





Importancia del Deporte en los Niños La Razón de la Crisis en Perú

La práctica del deporte es una actividad prioritaria desde edades tempranas. En nuestro país no existe una política adecuada al respecto y lo más preocupante es que los responsables del gobierno en el manejo de este asunto tan delicado no le dan importancia alguna. El pequeño debe saber que es vital para una vida sana y un futuro promisorio. Lamentablemente en Perú carecemos desde hace décadas de presidentes que ordenen y tomen en serio al deporte.

Si sumamos la falta de atención a la educación y a la salud, el problema se agrava, ya que el niño, durante su formación en los más importantes años de su desarrollo físico y mental, crecerá carente de estas condiciones para que cuando sea adulto pueda estar a la par de los otros niños que sí los tuvieron a su alcance. Nos referimos a las diferencias entre los infantes de las clases altas y de las bajas. Los gobiernos deben apuntar a estos últimos y preocuparse fundamentalmente en el tema.

El deporte peruano ha logrado muchos éxitos, pero en su gran mayoría por esfuerzos individuales, gracias a una acomodada economía familiar. Sin embargo, la gran mayoría de ellos son de escasos recursos y con una serie de dificultades en las relaciones con sus padres. Son los olvidados. Mala nutrición, deficiente educación y alejados de una sinergia con el deporte.

Tener cotidianamente la conciencia de una buena alimentación y que se interesen de los valores que nos propone el deporte, considerándolo al mismo no solo como una forma de ejercitar nuestros músculos, sino como una tarea que nos permite prepararnos ante las distintas adversidades que nos plantea la vida. El estrés en el trabajo, enfrentarse a los obstáculos que se presentarán cuando sean adultos les permitirá llevar adelante una vida ventajosa.

Es por ello que en la educación de los más pequeños aparece el deporte de formación, también conocido como deporte base. La práctica deportiva en edades tempranas, le enseñarán a respetar reglamentos y desarrollar sus aptitudes físicas, que los pueden convertir posteriormente en deportistas profesionales y representar a su país con éxito en diversos torneos nacionales e internacionales.

Esta formación la organizan los colegios, los clubes a través de charlas, clases y asignaturas relativas a la educación física, que enseñarán a los más pequeños a asimilar distintas reglas y normas para un juego determinado, lo que posteriormente utilizarán en su vida adulta. Pero la gran mayoría de niños, que no cuentan con esos recursos, son la responsabilidad del gobierno en encargarse de esto.

Los pequeños de las clases privilegiadas cuentan inclusive con instituciones deportivas que buscan jóvenes talentos para un deporte en particular. Son los conocidos semilleros, que lamentablemente no están a la mano de las grandes mayorías del país. Un claro ejemplo para llegar a este objetivo son las Federaciones Deportivas, que planifican programas deportivos para desarrollar a los deportistas con condiciones, pero sin recursos económicos.

El deporte también es una actividad que el ser humano realiza para divertirse, aunque en algunos casos puede convertirse en su profesión. El deporte es básicamente una actividad física que hace entrar al cuerpo en funcionamiento y que lo saca de su estado de reposo frente al cual se encuentra normalmente. La importancia del deporte es que permite que la persona ejercite su organismo para mantenerlo en un buen nivel físico y a la vez recrearse.

El deporte aporta muchísimos beneficios a quien lo realiza y de ahí es que es una actividad de suma importancia para que la persona alcance un nivel de bienestar y satisfacción. El deporte facilita el mejoramiento del estado físico pero también del estado anímico porque al ejercitar, uno libera endorfinas, aquellos elementos que tienen que ver con la sensación de placer y de satisfacción.

El deporte es también importante porque cuando es grupal nos permite interactuar con otros y luchar de manera conjunta por un objetivo común y cuando es individual luchamos por superarnos, ya que los buenos resultados dependen pura y exclusivamente de nosotros.

Por encima de todo debe ser el niño, dentro de unos límites, el encargado de elegir el deporte o deportes que va a practicar. Por lo general, tu hijo querrá practicar un deporte en concreto influenciado por sus amigos, los medios de comunicación, el entorno que le rodea, etc. El ejercicio regular favorece el buen desarrollo físico y mental de los niños.

Hans-Peter Firbas

LA RIQUEZA NO ES EL ORO, SINO EL TRABAJO

Ante el espectáculo de los pueblos sometidos al sistema económico capitalista, y queriendo Hitler sustraer a Alemania a tal esclavitud, afirmaba rotundamente que "el pueblo no vive para la Economía y la Economía no existe para el Capital, sino que es el Capital quien sirve a la Economía y la Economía al Pueblo". Había demostrado a su vez con hechos palpables que la riqueza no es el oro sino el trabajo.

Y así iba quedando en entredicho la aberración de que el dinero debe privar por encima de los valores del espíritu. Hitler había recibido una Alemania arruinada tras la derrota de 1918 y por las sanciones económicas impuestas y exhausta a causa de la gran crisis y de las luchas internas. Con sus nuevas fórmulas económicas pero no menos gracias a su férrea voluntad y a la inteligencia y disciplina de un pueblo Hitler estaba elevando a la minúscula Alemania al rango de gran potencia internacional.

El presidente americano Roosevelt, que había ascendido al poder al mismo tiempo que Hitler, gobernando un país 19 veces mayor que el Reich, contando con recursos económicos infinitamente superiores y dotado de vastos campos agrícolas y fértiles tierras, no lograba encontrar el medio de dar trabajo a sus once millones de parados. Ni siquiera Inglatarra y Francia, pese a sus imperios coloniales, lograban librarse de las secuelas de la gran crisis al seguir estando sometidas al Sistema del becerro de oro (8).

Lo importante para Hitler no era el tener cierta cantidad de oro en una gaveta o en un sótano de banco, sino el que las gentes comiese lo mejor posible, que viviesen en casas higiénicas, decorosas y estéticas, que pudiesen trasladarse cómoda y fácilmente de un lugar a otro en medios de locomoción propios o públicos, se vistiesen con decencia y elegancia, dispusiesen de libros, de objetos artísticos, de centros de cultura, de escuelas, universidades y museos, que tuviesen teatros, lugares de esparcimiento físico y recreativos, templos para el culto divino y, por supuesto, medios de defensa.

Si los "superdotados" de la denominada "Ciencia Económica" alegaban que tales tierras no podían dedicarse al cultivo ni emplear en ellas a un determinado número de parados a consecuencia de que no había dinero para llevar a cabo tal empresa, esta razón era generalmente aceptada. Pero el sistema Nacionalsocialista se desentendía que hubiese o no divisas en las cajas bancarias u oro en sus sótanos.

Lo que hacía era emitir el dinero papel necesario; con esas tierras puestas en cultivo creaba una nueva fuente de trabajo, empleaba a su vez a los cesantes y con ello aumentaba la producción. Este mismo aumento de la producción era la garantía de la anterior emisión de dinero que se había lanzado. De esta forma, en vez de ser el oro el que apuntalase el billete de banco, era el trabajo quien lo sostenía. Dicho en palabras del propio Hitler: "La riqueza no es el dinero sino el trabajo mismo".

Si en determinado lugar se contaba con individuos sanos, capaces de desempeñar un trabajo, y a su vez había obras que llevar a cabo, el sistema financiero preguntaba si además, había dinero, pues sin este tercer requisito las obras no daban comienzo y los parados continuaban como tales. El sistema Nacionalsocialista no preguntaba por el tercer requisito, el dinero, pues la producción que llevarían a cabo los hombres puestos manos a la obra, fruto de su trabajo, era un valor en sí mismo.

Y todo valor, toda riqueza (en este caso el de las obras realizadas) ha de estar representado por un dinero. En definitiva, el dinero viene luego, y sólo como símbolo de ese valor intrínseco y verdadero. Hitler había advertido: "No poseemos oro, más el oro de Alemania es la capacidad de trabajo del pueblo alemán. La riqueza no está en el dinero, sino en el trabajo". Los embaucadores internacionales, paladines del becerro de oro, clamaban horrorizados que aquello era una pura herejía que atentaba contra la infalible "Ciencia Económica" erigida en tabú.

Hitler refutaba que "el crimen no es atentar contra ciertos principios de una tal pseudo ciencia económica sino el mantener cesantes indefinidamente a millones de individuos sanos y fuertes". La inflación decía Hitler no la provoca el aumento de la circulación monetaria, nace el día en que se exige al comprador, por el mismo suministro, una suma superior que la exigida la víspera. Allí es donde hay que intervenir. Incluso a Schacht tuve que empezar a explicarle esta verdad elemental: Que la causa esencial de la estabilidad de nuestra moneda había que buscarla en los campos de concentración.

Parte 2

Alemania no era la hermética Rusia, sino todo lo contrario. Todo el que quiso cerciorarse de aquella gran verdad pudo comprobarlo e informar sobre el propio terreno. A España llegaban las informaciones de prensa desde el Reich a través del corresponsal de "ABC" César González Ruano, autor de una serie de magníficos reportajes al respecto. Economistas de un sinfín de países comprobaban sorprendidos aquellos éxitos.

El norteamericano Radcliffe Collage tuvo a bien enviar a la capital alemana al economista antinazi Máxime Y. Sweezy, quien refleja sus impresiones al respecto en su obra "La Economía Nacional Socialista": El pensamiento occidental, cegado por los conceptos de una economía arcaica, creyó que la inflación, la falta de recursos, o una revolución, condenaban a Hitler al fracaso... Mediante obras públicas y subsidios para trabajos de construcción privada se logró la absorción de los cesantes.

Se cuidó de que los trabajadores de determinada edad, especialmente aquellos que sostenían familias numerosas, tuvieran preferencia sobre los de menor edad y menores obligaciones... Se desplazó a los jóvenes desocupados hacia esferas de actividad de carácter más social que comercial, como los Cuerpos del Servicio del Trabajo, de Auxilios Agrícolas y de Trabajo Agrícola Anual.

"En el otoño de 1936 ya no existía duda alguna sobre el éxito del primer plan cuatrienal. La desocupación había dejado de ser un problema e inclusive se necesitaban más obreros. El segundo plan cuatrienal quedó bajo la dirección del general Göring, cuya principal meta era independizar a Alemania de todos los víveres y materias primas importadas...

"La estabilización de precios que resultó de la intervención oficial Nacionalsocialista debe conceptuarse como un éxito notable, único en la historia económica desde la revolución industrial."

Y ¿cómo había logrado Adolfo Hitler tan milagrosa transformación si Alemania carecía de oro en sus bancos y en sus minas y de divisas en sus reservas? Desde luego la fórmula no era un secreto. Se basaba, principalmente, en el citado principio de que "la riqueza no es el dinero sino el trabajo". En consecuencia, si era el dinero lo que faltaba, se emitía, y si los embaucadores de la Alta Finanza alegaban que tal cosa era una herejía, bastaba con aumentar la producción y con regular los salarios y los capitales para que no se produjera ningún crack económico.

Cuando la masa de billetes que circula en un país está en proporción de sus necesidades comerciales y de su producción, esos billetes conservan intacto su valor habitual, aunque no tengan ni un gramo de oro como garantía. El citado economista norteamericano Sweezy pudo comprobar cómo se daba ese audaz paso económico, escribiendo a posteriori: "Los dividendos mayores del 6 % debían ser invertidos en empréstitos públicos. Se considera que el aumento de billetes es malo, pero esto no tiene gran importancia cuando se regulan los salarios y los precios, cuando el gobierno monopoliza el mercado de capitales y cuando la propaganda oficial entusiasma al pueblo".

Nuestra misión en el futuro será también la de preservar de ilusiones al pueblo, alemán. La peor ilusión es la de creer que se puede gozar de algo que anteriormente no ha sido creado y producido por el trabajo. Con otras palabras: Nuestro deber en el futuro será también el de hacer comprender a todo alemán, tanto de la ciudad como del campo, que el valor de su trabajo siempre debe ser igual al de su salario.

Es decir, el labrador sólo puede recibir a cambio de los productos que obtiene de la tierra aquello que el obrero de la ciudad ha alcanzado anteriormente con su trabajo y este último a su vez sólo puede recibir lo que el labrador ha conseguido arrancar del suelo y todos entre sí sólo pueden cambiar aquello que producen; la moneda sólo sirve para desempeñar su papel de medidora; en sí misma no posee ningún valor propio.

Todo marco que se pague de más en Alemania presupone que el trabajo ha sido aumentado por el valor de un marco, pues de lo contrario este marco es un simple pedazo de papel desprovisto de todo poder adquisitivo. Sin embargo, nosotros queremos que nuestro marco continúe siendo un papel honrado, una orden de pago por el producto de un trabajo igualmente honrado, la única y efectiva. Por esta razón hemos sido capaces, sin oro y sin divisas, de mantener el valor del marco alemán y con ello hemos asegurado el valor de nuestros depósitos de Caja de Ahorros en una época en que aquellos países, que rebosaban de oro y de divisas, han tenido que devaluar su misma moneda.

El 30 de enero de 1939, declaraba Hitler en respuesta a la crítica contra el trueque: "El sistema alemán de dar por un trabajo realizado noblemente un contra arrendamiento también noblemente realizado, constituye una práctica más decente que el pago por divisas que un año más tarde han sido desvalorizadas en un tanto por ciento cualquiera. Hoy nos reímos de esa época en que nuestros economistas pensaban con toda seriedad que el valor de una moneda se encuentra determinado por las existencias en oro y divisas depositadas en las cajas de los bancos del Estado y, sobre todo, que el valor se encontraba garantizado por estas. En lugar de ello hemos aprendido a conocer que el valor de una moneda reside en la energía de la producción de un pueblo”.

El ex Primer ministro francés Paul Reynard, narra en sus "Revelaciones" que, en 1923 se trabajaban en Alemania 8.999 millones de horas y en Francia 8.184 millones. En 1937 (bajo el sistema Nacionalsocialista que absorbió a todos los cesantes) se trabajaban en Alemania 16.201 millones de horas, y 6.179 en Francia. Como resultado, la producción industrial y agraria de Alemania llegó a sextuplicarse en algunas ramas y así la realidad trabajo fue imponiéndose a la ficción oro. Un viejo anhelo de la filosofía idealista alemana iba triunfando aún en el duro terreno de la economía.

Pero la riqueza la crea el trabajo sólo cuando este se realiza en un ambiente de orden y alegría profunda. Riqueza son las máquinas, los instrumentos que se exportan y se intercambian, los inventos que permiten ir dominando la Naturaleza hermética y hostil, los descubrimientos de los investigadores científicos que le arrancan sus secretos y contribuyen a mejorar las condiciones de la vida, las creaciones de la artesanía y del arte, la disciplina y la paz interna que hacen posible y alimentan la colaboración entre los conciudadanos.

El oro no es más que un triste medio, un instrumento de cambio. Pero si se tiene en cuenta que la realidad es que no circula, ni siquiera en las naciones que lo poseen, en que su función es reemplazada por papel moneda, o sea, un signo de confianza en la existencia de una riqueza metálica e infecunda ¿cómo no lo ha de cumplir con facilidad dentro de una nación el signo de confianza en su propia laboriosidad creadora, y fuera de ella los productos reales y efectivos de su trabajo, es decir, la riqueza ya creada y apta para la exportación?

Y si se pueden intercambiar los productos propios y las materias primas entre las naciones, ¿para qué hacer intervenir en el intercambio a un tercero que nos suministre su oro y que haga triangular la operación, con la única ventaja de reportarle a él un beneficio cuando no el logro de un control en la economía de los países a los cuales les "suministra" ese oro?

Hitler se destacaba como el mayor opositor a esos detentadores del oro internacional y ya desde 1923 había dejado escrito que el Capital debe hallarse sometido a la Supremacía de la nación en vez de figurar como una potencia internacional independiente. El capital decía debe actuar en favor de la soberanía de la nación en lugar de convertirse en el amo de ésta. Es inaceptable que el capital pretenda regirse leyes internacionales atendiendo únicamente a lograr su propio incremento. En las democracias la economía ha logrado imponerse al interés de la colectividad y si para sus conveniencias utilitarias es más atractivo financiar a los especuladores que a los productores de víveres puede hacerlo sin ningún obstáculo. De idéntica forma puede ayudar más a los capitalistas extranjeros que a los propios si de esa forma obtiene mayores dividendos. El bien de la patria y de la nacionalidad no cuenta para nada en la "Ciencia Económica" del becerro de oro. (18)

Una vez afianzada la economía Nacionalsocialista pudo anunciar Hitler el 10 de diciembre de 1940: "Estoy convencido de que el oro se ha vuelto un medio de opresión sobre los pueblos. No nos importa carecer de él. El oro no se come. Tenemos en cambio la fuerza productora del pueblo alemán... En los países capitalistas el pueblo existe para la economía y la economía para el capital. Entre nosotros ocurre al revés: El capital existe para la economía y la economía para el pueblo. Lo primero es el pueblo y todo lo demás son solamente medios para obtener el bien del pueblo. Nuestra industria de armamento podría repartir dividendos del 75, 140 o 160 por ciento... Creo que es suficiente un seis por ciento... Cada consejero en los países capitalistas asiste una vez al año a una junta; oye un informe, que a veces suscita discusiones. Y por este trabajo recibe anualmente 60.000, 80.000 o 100.000 marcos. Esas prácticas inicuas las hemos borrado entre nosotros. A quienes con su genio y laboriosidad han hecho o descubierto algo que sirve grandemente a nuestro pueblo, les otorgamos y lo merecen - la recompensa apropiada. ¡Pero no queremos zánganos!". (19)

"Hitler ponía en práctica el patrón Trabajo, opuesto al patrón Oro. En sus relaciones comerciales internacionales preconizaba el "barter" (intercambio) y estaba dispuesto a no aceptar los préstamos bancarios extranjeros (la Banca alemana había sido embridada y puesta al servicio del Reich). Esto era fatal para la Alta Finanza Internacional, no ya por el hecho de haber perdido al importante mercado alemán, sino por el peligro que representaba el Reich, en su doble vertiente de su expansión económica y de ejemplo para otros países que desearan romper las cadenas de la Kapinter…"En plena guerra, en Alemania, no se habla de la necesidad de aumentar los impuestos, ni de estimular el ahorro ni de lanzar enormes empréstitos de guerra. Muy al contrario. Recientemente acaba de abolirse un importante impuesto. El dinero es tan abundante que, desde nuestro punto de vista, no tiene explicación. Hitler parece haber descubierto el secreto de trabajar sin un sistema financiero clásico y haber puesto en marcha un sistema basado en el movimiento perpetuo" ("The Times", Londres, 11 y 13 X 1940 y 15 X 1940).

"Mucho se habla de los "negocios de guerra" y los beneficios de los fabricantes de armamento, pero ésta es una causa circunstancial. La razón principal siempre estribó en que la política financiera de Hitler, significaba, a la corta o a la larga y más a la corta que a la larga el fin de lo que actualmente se denomina el Establishment: La Finanza Internacional".
"A nuestros ojos, el oro no es un factor de valor, sino un solo elemento de opresión y dominación de los pueblos. Si no tenemos oro tenemos, en cambio, la fuerza del trabajo. Y la fuerza del trabajo alemán es nuestro oro. Solo el trabajo crea nuevo trabajo. No es el dinero que lo crea". Adolf Hitler, discurso sobre Economía pronunciado el 10 de Diciembre de 1940.

EL DINERO Y LA DEMOCRACIA: SUS VERDADEROS VALORES

Por Hans – Peter Firbas

Una vez un sabio alemán dijo: “El bien más preciado que tenemos en el mundo es nuestra propia gente. Y por este pueblo y por el bien de este pueblo vamos a luchar y pelear…Piensen que siempre hay alguien en una situación mucho peor que la nuestra y a esa persona la ayudaré como mi camarada, mi hermano, mi compatriota. Si alguien dijera que debe sacrificar demasiado ¡esa es la gloria de dar! Cuando te sacrificas por tu comunidad, entonces puedes caminar con la cabeza en alto.”

Ese mismo pensador dijo alguna vez sobre la democracia. “la democracia es el dominio del pueblo. Entonces el pueblo debe tener una posibilidad de expresar sus deseos y pensamientos. Pero, ¿quién educa, fija y pone la mente en claro a ese pueblo? Un grupo de pocas personas que poseen inmensas fortunas o poder. Quieren ser libres del control del estado y del pueblo en la adquisición y uso del capital.”

“Ellos crean primero su propia prensa. Hablan de Libertad de Prensa cuando cada uno de los medios tiene su dueño, que es el financista. Y ese señor determina el contenido del mismo. Y esa prensa manipula a la opinión pública. Nacen los partidos políticos y unidos con esa prensa forman la opinión pública. Entonces debemos pensar que ese pueblo tiene libertad y riqueza y una vida holgada.”

“Pero es al revés. En esos países la miseria es más grande. Al contrario. En esos países las diferencias entre las clases es inmensa. Pobreza inmensa por una parte y riqueza inmensa por otra. En esos países sus trabajadores viven en chozas miserables. Países que poseen recursos naturales y sus trabajadores visten miserablemente. Países que tienen de todo, pero millones de las clases bajas no pueden satisfacer su hambre.”

“No pueden acabar con el desempleo. Ni siquiera el pueblo es su centro de atención. Lo exclusivo es para esos hombres que crearon la democracia. Algunos cientos de grandes capitalistas poseen las fábricas y sus acciones y con ello dirigen finalmente al pueblo. Pero no les interesa el pueblo, salvo cuando hay elecciones, porque necesitan sus votos. Además hay una gran diferencia en la educación.”

Yo siempre he sido, desde mi formación en el colegio, en la universidad y en los caminos de mi vida un demócrata y definitivamente de pensamientos muy unidos a ella, pero pregunto. ¿No tiene razón ese pensador alemán en sus críticas a la democracia? ¿No es cierto lo que padecemos en los países demócratas? ¿Dónde está el verdadero poder del pueblo? No existe ni acá ni allá. Un grupillo de poderosos y con mucha fortuna. Para ellos si hay democracia. ¿Y para nosotros?

Esas ideas fueron dadas a conocer en los 30’ por un alemán. Ya sabrán a quién me refiero.

Estas ideas iban contra todo el cimiento del capitalismo mundial, que tomó sus primeras ideas en John Maynard Keynes y en su Teoría General de la Ocupación, el Interés y el Dinero en 1936. La ciencia económica -al menos en el mundo anglosajón- estaba completamente dominada por la ortodoxia del libre mercado. De vez en cuando surgían herejías, pero siempre se suprimían. La economía clásica, escribía Keynes en 1936, "conquistó Inglaterra tan completamente como la Santa Inquisición conquistó España". Y la economía clásica decía que la respuesta a casi todos los problemas era dejar que las fuerzas de la oferta y la demanda hicieran su trabajo.

Pero la economía clásica no ofrecía ni explicaciones ni soluciones para la Gran Depresión. Hacia mediados de la década de 1930, los retos a la ortodoxia ya no podían contenerse. Keynes desempeñó la función de Martín Lutero, al proporcionar el rigor intelectual necesario para hacer la herejía respetable. Aunque Keynes no era ni mucho menos de izquierdas -vino a salvar el capitalismo, no a enterrarlo-, su teoría afirmaba que no se podía esperar que los mercados libres proporcionaran pleno empleo, y estableció una nueva base para la intervención estatal a gran escala en la economía.

Milton Friedman desempeñó tres funciones en la vida intelectual del siglo XX. Estaba el Friedman economista de economistas, que escribía análisis técnicos, más o menos apolíticos, sobre el comportamiento de los consumidores y la inflación. Estaba el Friedman emprendedor político, que pasó décadas haciendo campaña en nombre de la política conocida como monetarismo y que acabó viendo cómo la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra adoptaban su doctrina a finales de la década de 1970, sólo para abandonarla por inviable unos años más tarde. Por último, estaba el Friedman ideólogo, el gran divulgador de la doctrina del libre mercado.

¿Desempeñó el mismo hombre todas estas funciones? Sí y no. Las tres estaban guiadas por la fe de Friedman en las verdades clásicas de la economía del libre mercado. Además, su eficacia como divulgador y propagandista descansaba en parte en su merecida fama de profundo economista teórico. Pero hay una diferencia importante entre el rigor de su obra como economista profesional y la lógica más laxa y a veces cuestionable de sus pronunciamientos como intelectual público. Mientras que la obra teórica de Friedman es universalmente admirada por los economistas profesionales, hay mucha más ambivalencia respecto a sus pronunciamientos políticos y en especial su trabajo divulgativo. Y debe decirse que hay serias dudas respecto a su honradez intelectual cuando se dirigía a la masa de ciudadanos.

Pero dejemos de lado por el momento el material cuestionable y hablemos de Friedman en cuanto teórico económico. Durante la mayor parte de los dos siglos pasados, el pensamiento económico estuvo dominado por el concepto del Homo economicus. El hipotético Hombre Económico sabe lo que quiere; sus preferencias pueden expresarse matemáticamente mediante una función de utilidad, y sus decisiones están guiadas por cálculos racionales acerca de cómo maximizar esa función: ya sean los consumidores al decidir entre cereales normales o cereales integrales para el desayuno, o los inversores que deciden entre acciones y bonos, se supone que esas decisiones se basan en comparaciones de la utilidad marginal, o del beneficio añadido que el comprador obtendría al adquirir una pequeña cantidad de las alternativas disponibles.

Es fácil burlarse de este cuento. Nadie, ni siquiera los economistas ganadores del Premio Nobel, toma las decisiones de ese modo. Pero la mayoría de los economistas, yo incluido, consideramos útil al Hombre Económico, quedando entendido que se trata de una representación idealizada de lo que realmente pensamos que ocurre. Las personas tienen preferencias, incluso si esas preferencias no pueden expresarse realmente mediante una función de utilidad precisa; por lo general toman decisiones sensatas, aunque no maximicen literalmente la utilidad. Uno podría preguntarse por qué no representar a las personas como realmente son. La respuesta es que la abstracción, la simplificación estratégica, es el único modo de que podamos imponer cierto orden intelectual en la complejidad de la vida económica. Y la suposición del comportamiento racional es una simplificación especialmente fructífera.

La cuestión, sin embargo, es hasta dónde se puede llevar. Keynes no atacó de lleno al Hombre Económico, pero a menudo recurría a teorías psicológicas verosímiles y no a un cuidadoso análisis de qué haría una persona que tomara decisiones racionales. Las decisiones empresariales estaban guiadas por impulsos viscerales (animal spirits); las decisiones de consumo, por una tendencia psicológica a gastar parte, pero no la totalidad, de un aumento de la renta; los acuerdos salariales, por un sentido de la equidad, y así sucesivamente.

¿Pero era realmente una buena idea reducir tanto la función del Hombre Económico? No, decía Friedman, que en un artículo de 1953 titulado The methodology of positive economics [La metodología de la economía positiva] sostenía que las teorías económicas no deberían juzgase por su realismo psicológico, sino por su capacidad para predecir el comportamiento. Y los dos mayores triunfos de Friedman como economista teórico procedieron de aplicar la hipótesis del comportamiento racional a cuestiones que otros economistas habían considerado fuera del alcance de dicha hipótesis.

En un libro de 1957 titulado Una teoría de la función del consumo -no exactamente un título que agradara a las masas, pero sí un tema importante-, Friedman sostenía que el mejor modo de entender el ahorro y el gasto no es, como había hecho Keynes, recurrir a una teorización psicológica laxa, sino, por el contrario, pensar que los individuos hacen planes racionales sobre cómo gastar su riqueza a lo largo de la vida. Ésta no era necesariamente una idea antikeynesiana; de hecho, el gran economista keynesiano Franco Modigliani planteó de manera simultánea e independiente el mismo argumento, incluso con más cuidado, al considerar el comportamiento racional, en colaboración con Albert Ando. Pero sí señalaba un retorno a los modos de pensar clásicos, y funcionaba. Los detalles son un poco técnicos, pero la "hipótesis de la renta permanente" planteada por Friedman y el "modelo del ciclo vital" de Ando y Modigliani resolvían varias paradojas aparentes sobre la relación entre renta y gasto, y todavía hoy siguen constituyendo las bases de cómo estudian los economistas el gasto y el ahorro.

El trabajo sobre el comportamiento de los consumidores habría forjado por sí solo la fama académica de Friedman. Sin embargo, obtuvo un triunfo al aplicar la teoría del Hombre Económico a la inflación. En 1958, el economista neozelandés A. W. Phillips señalaba que existía una correlación histórica entre el desempleo y la inflación, de modo que la inflación iba asociada a un bajo desempleo y viceversa. Durante un tiempo, los economistas trataron esta correlación como si fuera una relación fiable y estable. Esto provocó un debate serio sobre qué punto de la curva de Phillips debería escoger el Gobierno. ¿Debería Estados Unidos, por ejemplo, aceptar una tasa de inflación más alta para alcanzar una tasa de desempleo más baja?

En 1967, sin embargo, Friedman pronunciaba ante la Asociación Económica Estadounidense una conferencia presidencial en la que sostenía que la correlación entre inflación y desempleo, aun siendo visible en los datos, no representaba una verdadera compensación, al menos no a largo plazo. "Siempre hay", decía, "una compensación temporal entre inflación y desempleo; no hay una compensación permanente". En otras palabras, si los políticos intentaran mantener el desempleo bajo mediante una política de generar mayor inflación, sólo conseguirían un éxito temporal. Según Friedman, el desempleo acabaría por aumentar de nuevo, incluso con una inflación elevada. En otras palabras, la economía sufriría la situación que Paul Samuelson más tarde denominaría "estanflación".

¿Cómo llegó Friedman a esta conclusión? (Edmund S. Phelps, premio Nobel de Economía de este año, había llegado de manera simultánea e independiente al mismo resultado). Como en el caso de su trabajo sobre el comportamiento de los consumidores, Friedman aplicó la idea del comportamiento racional. Sostenía que después de un periodo de inflación sostenido, las personas introducirían las expectativas de inflación futura en sus decisiones, lo cual anularía cualquier efecto positivo de la inflación sobre el empleo. Por ejemplo, una de las razones por las que la inflación puede aumentar el empleo es que contratar a más trabajadores se vuelve más rentable cuando los precios suben más que los salarios. Pero en cuanto los trabajadores comprenden que el poder de adquisición de sus salarios se verá erosionado por la inflación, exigen por adelantado acuerdos de subida salarial más elevados, para que los salarios alcancen el mismo nivel que los precios. En consecuencia, cuando la inflación se mantiene durante un tiempo, ya no proporciona el mismo impulso al empleo que al principio. De hecho, se producirá un aumento del desempleo si la inflación no cumple las expectativas.

En el momento en que Friedman y Phelps propusieron sus ideas, Estados Unidos tenía poca experiencia con la inflación sostenida. De modo que ésta fue verdaderamente una predicción, en lugar de un intento de explicar el pasado. Sin embargo, en la década de 1970, la inflación persistente puso a prueba la hipótesis de Friedman-Phelps. Sin duda, la correlación histórica entre inflación y desempleo se rompió exactamente como Friedman y Phelps habían predicho: en la década de 1970, mientras la tasa de inflación superaba el 10%, la tasa de desempleo era tan elevada o más que en las décadas de 1950 y 1960, unos años de precios estables. Al fin la inflación se controló en la década de 1980, pero sólo después de un doloroso periodo de desempleo extremadamente elevado, el peor desde la Gran Depresión.

Al predecir el fenómeno de la estanflación, Friedman y Phelps alcanzaron uno de los grandes triunfos de la economía de posguerra. Este triunfo, más que ninguna otra cosa, confirmó a Milton Friedman en su categoría de grande entre los economistas, independientemente de lo que pudiera pensarse de sus demás funciones.

Una interesante anotación: aunque avanzó mucho en la aplicación del concepto de racionalidad individual a la macroeconomía, también sabía dónde parar. En la década de 1970, algunos economistas llevaron más lejos aún el análisis de Friedman, llegando a sostener que no hay una compensación útil entre inflación y desempleo ni siquiera a corto plazo, porque los ciudadanos anticiparán las acciones del Gobierno y aplicarán esa anticipación, así como la experiencia pasada, al establecimiento de precios y a las negociaciones salariales. Esta doctrina, conocida como las "expectativas racionales", se extendió por buena parte de la economía académica. Pero Friedman nunca la aceptó. Su sentido de la realidad le advertía de que esto era llevar demasiado lejos la idea del Homo economicus. Y así se demostró: la conferencia pronunciada por Friedman en 1967 ha superado la prueba del tiempo, mientras que las opiniones más extremas propuestas por los teóricos de las expectativas racionales en los años setenta y ochenta no la han superado.

"A Milton todo le recuerda la oferta monetaria. Bien, a mí todo me recuerda el sexo, pero no lo pongo por escrito", escribía en 1966 Robert Solow, del MIT. Durante décadas, la imagen pública y la fama de Milton Friedman se definieron en gran medida por sus pronunciamientos sobre la política monetaria y su creación de la doctrina conocida como monetarismo. Sorprende darse cuenta, por tanto, de que el monetarismo se considera en gran medida un fracaso, y que parte de lo dicho por Friedman sobre el dinero y la política monetaria -al contrario que lo que dijo acerca del consumo y la inflación- parece haber sido engañoso, y quizá de manera deliberada.

Para comprender de qué trataba el monetarismo, lo primero que hay que saber es que la palabra dinero no significa exactamente lo mismo en economía que en el lenguaje común. Cuando los economistas hablan de oferta monetaria[en inglés, money supply, oferta de dinero] no se refieren a riqueza en el sentido habitual. Sólo se refieren a esas formas de riqueza que pueden usarse de manera más o menos directa para comprar cosas. La moneda -trozos de papel con retratos de presidentes muertos- es dinero, y también los depósitos bancarios contra los que se pueden extender cheques. Pero las acciones, los bonos y los bienes raíces no son dinero, porque hay que convertirlos en efectivo o en depósitos bancarios antes de poder usarlos para hacer compras.

Si la oferta monetaria constara sólo de moneda, estaría bajo el control directo del Gobierno, o más precisamente, de la Reserva Federal, un organismo monetario que, como sus homólogos los bancos centrales de muchos otros países, está institucionalmente un poco separado del Gobierno propiamente dicho. El hecho de que la oferta de dinero incluya también los depósitos bancarios complica un poco la realidad. El banco central sólo tiene control directo sobre la base monetaria -la suma de moneda en circulación, la moneda que los bancos tienen en sus cámaras acorazadas y los depósitos que los bancos guardan en la Reserva Federal-, pero no sobre los depósitos que los ciudadanos tienen en los bancos. En circunstancias normales, sin embargo, el control directo de la Reserva Federal sobre la base monetaria basta para darle también un control efectivo sobre la oferta monetaria total.

Antes de Keynes, los economistas consideraban la oferta monetaria una herramienta primordial de la gestión económica. Pero él sostenía que en condiciones de depresión, cuando los tipos de interés son muy bajos, los cambios en la oferta monetaria tienen pocas consecuencias sobre la economía. La lógica era la siguiente: cuando los tipos de interés son del 4% o del 5%, nadie quiere que su dinero quede ocioso. Pero en una situación como la de 1935, cuando el tipo de interés de las letras del Tesoro a tres meses era sólo del 0,14%, hay muy poco incentivo para asumir el riesgo de poner el dinero a trabajar. El banco central podría tratar de estimular la economía acuñando grandes cantidades de moneda adicional; pero si el tipo de interés es ya muy bajo, es probable que el efectivo adicional languidezca en las cámaras acorazadas de los bancos o debajo de los colchones. En consecuencia, Keynes sostenía que la política monetaria, un cambio en la oferta de dinero circulante para gestionar la economía, sería ineficaz. Y por eso, él y sus seguidores creían que hacía falta una política presupuestaria -en especial un aumento del gasto público- para sacar a los países de la Gran Depresión.

¿Por qué es esto importante? La política monetaria es una forma de intervención pública en la economía altamente tecnocrática y en gran medida apolítica. Si la Reserva Federal decide aumentar la oferta monetaria, todo lo que hace es comprar unos cuantos bonos del Tesoro a bancos privados, y pagar los bonos mediante anotaciones en las cuentas de reserva de esos bancos: en realidad, todo lo que la Reserva Federal tiene que hacer es acuñar un poco más de base monetaria. En cambio, la política presupuestaria supone una participación mucho más profunda del sector público en la economía, a menudo de un modo cargado de ideología: si los políticos deciden usar las obras públicas para promover el empleo, tienen que decidir qué construir y dónde. Por tanto, los economistas con una inclinación al libre mercado tienden a querer creer que la política monetaria es todo lo que hace falta; los que desean un sector público más activo tienden a creer que la política presupuestaria es esencial.

El pensamiento económico tras el triunfo de la revolución keynesiana -como se refleja, por ejemplo, en las primeras ediciones del libro de texto clásico de Paul Samuelson- daba prioridad a la política presupuestaria, mientras que la política monetaria quedaba relegada a los márgenes. Como Friedman decía en la conferencia pronunciada en 1967 ante la Asociación Económica Estadounidense:

"La amplia aceptación de las opiniones entre los profesionales de la economía ha hecho que durante dos décadas, prácticamente todos menos unos cuantos reaccionarios pensaran que los nuevos conocimientos económicos habían vuelto obsoleta la política monetaria. El dinero no importaba".

Aunque esto tal vez fuese una exageración, la política monetaria no estuvo muy bien considerada en las décadas de 1940 y 1950. Friedman, sin embargo, hizo una cruzada a favor de la propuesta de que el dinero también importaba, la cual culminó con la publicación en 1963 de A monetary history of the United States, 1867-1960, en colaboración con Anna Schwartz

Aunque A monetary history of the United States es una gran obra de extraordinaria erudición, que abarca un siglo de desarrollos monetarios, su análisis más influyente y controvertido fue el relativo a la Gran Depresión. Friedman y Schwartz afirmaban que habían refutado el pesimismo de Keynes acerca de la eficacia de la política monetaria en condiciones de depresión. "La contracción" de la economía, declaraban, "es de hecho un trágico testimonio de la importancia de las fuerzas monetarias".

¿Pero qué querían decir con eso? Desde el principio, la posición de Friedman y Schwartz parecía un poco escurridiza. Y con el tiempo, la presentación que Friedman hacía de la historia se hizo más grosera, no más sutil, y acabó pareciendo -no hay otra forma de decirlo- intelectualmente corrupta.

Al interpretar los orígenes de la Gran Depresión es crucial distinguir entre la base monetaria (dinero más reservas bancarias), que la Reserva Federal controla directamente, y la oferta monetaria (dinero más depósitos bancarios). La base monetaria aumentó durante los primeros años de la Gran Depresión, subiendo de una media de 6.050 millones de dólares en 1929 a una media de 7.020 millones en 1933. Pero la oferta monetaria cayó drásticamente, de 26.600 millones a 19.900 millones de dólares. Esta divergencia reflejaba principalmente las consecuencias de la oleada de quiebras bancarias de 1930-1931: a medida que los ciudadanos perdían la fe en los bancos, empezaron a guardar su riqueza en efectivo y no en depósitos bancarios, y los bancos que sobrevivieron empezaron a tener grandes cantidades de efectivo a mano en lugar de prestarlo, para evitar el peligro de un pánico bancario. La consecuencia fue que se hacían muchos menos préstamos y, por tanto, muchos menos gastos de los que habría habido si los ciudadanos hubieran seguido depositando el efectivo en los bancos, y los bancos hubieran seguido prestando los depósitos a las empresas. Y dado que el desplome del gasto fue la causa próxima de la depresión, el deseo repentino tanto por parte de los individuos como de los bancos de poseer más efectivo empeoró sin duda la recesión.

Friedman y Schwartz sostenían que la caída de la oferta monetaria había convertido lo que podría haber sido una recesión ordinaria en una depresión catastrófica, un argumento de por sí discutible. Pero incluso poniendo por caso que lo aceptemos, cabe preguntar si puede decirse que la Reserva Federal, que al fin y al cabo aumentó la base monetaria, provocó la caída de la oferta monetaria total. Al menos inicialmente, Friedman y Schwartz no dijeron eso. Lo que dijeron, por el contrario, fue que la Reserva Federal pudo haber prevenido la caída de la oferta monetaria, en especial acudiendo al rescate de los bancos en quiebra durante la crisis de 1930-1931. Si la Reserva Federal se hubiera apresurado a prestar dinero a los bancos en apuros, la oleada de quiebras bancarias podría haberse evitado, y eso a su vez podría haber evitado la decisión de los ciudadanos de guardar el dinero en efectivo en lugar de depositarlo en los bancos, y la preferencia de los bancos supervivientes por acumular los depósitos en sus cámaras acorazadas en lugar de prestar esos fondos. Y esto, a su vez, podría haber evitado lo peor de la depresión.

A este respecto, tal vez sea útil una analogía. Supongamos que se desata una epidemia de gripe, y que análisis posteriores indican que una acción adecuada de los centros de control de enfermedades podrían haber contenido la epidemia. Sería justo culpar a las autoridades públicas de no tomar las medidas adecuadas. Pero sería un exceso decir que el Estado causó la epidemia, o usar el fallo de esos centros para demostrar la superioridad de los mercados libres sobre el sector público.

Pero muchos economistas, y todavía más lectores legos en la materia, han interpretado que la explicación de Friedman y Schwartz significa que de hecho la Reserva Federal causó la Gran Depresión; que la depresión es en cierto sentido una demostración de los males de un Estado excesivamente intervencionista. Y en años posteriores, como he dicho, las afirmaciones de Friedman se volvieron más imprecisas, como si quisiera alimentar esta percepción errónea. En su alocución presidencial de 1967 declaraba que "las autoridades monetarias estadounidenses siguieron políticas altamente deflacionarias", y que la oferta monetaria cayó "porque el Sistema de la Reserva Federal forzó o permitió una reducción aguda de la base monetaria, al no ejercer las responsabilidades que tenía asignadas", una afirmación extraña dado que, como hemos visto, la base monetaria aumentó de hecho mientras la oferta monetaria caía. (Friedman tal vez se refiriese a dos episodios en los que la base monetaria cayó moderadamente por breves periodos, pero aun así su declaración es, como mínimo, muy engañosa).

En 1976, Friedman les decía a los lectores de Newsweek que "la verdad elemental es que la Gran Depresión se produjo por una mala gestión pública", una declaración que seguramente sus lectores interpretaron como que la depresión no se habría producido si el Estado se hubiera mantenido al margen, cuando de hecho lo que Friedman y Schwartz afirmaban era que el sector público debería haberse mostrado más activo, no menos.

¿Por qué los debates históricos sobre la función de la política monetaria en la década de 1930 importaban tanto en la de 1960? En parte porque encajaban en el programa más amplio de Friedman en contra del sector público, del que hablaremos más adelante. Pero la aplicación más directa era su defensa del monetarismo. De acuerdo con esta doctrina, la Reserva Federal debía mantener el crecimiento de la oferta monetaria en una tasa baja y constante, por ejemplo, el 3% anual, y no desviarse de ese objetivo, con independencia de lo que ocurriese en la economía. La idea era poner la política monetaria en piloto automático, eliminando cualquier poder por parte de las autoridades públicas.

El razonamiento de Friedman a favor del monetarismo era en parte económico y en parte político. Sostenía que el crecimiento constante de la oferta monetaria mantendría una economía razonablemente estable. Nunca pretendió que siguiendo esta norma se eliminarían todas las recesiones, pero sí afirmaba que las variaciones en la curva de crecimiento de la economía serían suficientemente pequeñas como para ser tolerables, de ahí la afirmación de que la Gran Depresión no habría ocurrido si la Reserva Federal hubiera seguido una norma monetarista. Y junto a esta fe con reservas en la estabilidad de la economía con un régimen monetario se daba su desprecio sin reservas hacia la capacidad de los directivos de la Reserva Federal para hacerlo mejor si se les daba poder para ello. La demostración de la falta de fiabilidad de la Reserva Federal estaba en el inicio de la Gran Depresión, pero Friedman podía señalar otros muchos ejemplos de políticas que habían salido mal. "Un régimen monetario", escribía en 1972, "aislaría la política monetaria del poder arbitrario de un pequeño grupo de hombres no sujetos al control de los electores, y de las presiones a corto plazo de la política partidista".

El monetarismo fue una fuerza poderosa en el debate económico durante unas tres décadas a partir de que Friedman expusiera por primera vez su doctrina en Un programa de estabilidad monetaria y reforma bancaria, publicado en 1959. Hoy, sin embargo, es una sombra de lo que era, por dos razones principales.

En primer lugar, cuando Estados Unidos y Reino Unido intentaron poner en práctica el monetarismo a finales de los setenta, los resultados fueron decepcionantes: en ambos países, el crecimiento constante de la oferta monetaria no consiguió impedir recesiones graves. La Reserva Federal adoptó oficialmente objetivos monetarios al estilo Friedman en 1979, pero los abandonó de hecho en 1982, cuando la tasa de desempleo superó el 10%. Este abandono se hizo oficial en 1984, y desde entonces la Reserva Federal realiza precisamente el tipo de afinación discrecional que Friedman condenaba. Por ejemplo, en 2001 respondía a la recesión reduciendo los tipos de interés y permitiendo que la oferta monetaria creciese a ritmos que en ocasiones superaban el 10% anual. Cuando se convenció de que la recuperación era sólida, la Reserva Federal cambió el rumbo, subiendo los tipos de interés y permitiendo que el crecimiento de la reserva monetaria cayese a cero.

En segundo lugar, desde comienzos de la década de 1980, la Reserva Federal y sus homólogos de otros países han realizado un trabajo razonablemente bueno, debilitando la imagen que Friedman daba de los banqueros centrales, a los que consideraba chapuceros irredimibles. La inflación se mantiene baja, las recesiones -excepto en Japón, país del que hablaremos enseguida- han sido relativamente breves y leves. Y todo esto ha ocurrido a pesar de las fluctuaciones de la oferta monetaria, que horrorizaban a los monetaristas y que los llevaron -incluso a Friedman- a predecir desastres que no llegaron a materializarse. Como señalaba David Warsh, de The Boston Globe, en 1992, "Friedman despuntó su lanza prediciendo la inflación en la década de 1980, durante la que se equivocó profunda y frecuentemente".

En 2004, el Informe Económico del Presidente, escrito por los muy conservadores economistas del Gobierno de Bush, podía no obstante hacer la altamente antimonetarista declaración de que "una política monetaria audaz", no estable ni constante, sino audaz, "puede reducir la profundidad de una recesión".

Ahora, unas palabras sobre Japón. Durante la década de 1990, Japón experimentó una especie de reproducción a pequeña escala de la Gran Depresión. La tasa de desempleo nunca llegó a los niveles de la Depresión, gracias a un enorme gasto en obras públicas que hizo que cada año Japón, con menos de la mitad de población, vertiese más cemento que Estados Unidos. Pero las condiciones de tipos de interés muy bajos que se dieron en la Gran Depresión reaparecieron con fuerza. Hacia 1998, el tipo del dinero a la vista, los tipos de los préstamos a un día entre bancos, era literalmente cero.

Y en esas condiciones, la política monetaria resultó tan ineficaz como Keynes había afirmado que lo fue en los años treinta. El Banco de Japón, el equivalente japonés a la Reserva Federal, podía aumentar la base monetaria, y lo hizo. Pero los yenes añadidos se guardaban, no se gastaban. Los únicos bienes de consumo duradero que se vendían bien, me dijeron por aquel entonces algunos economistas japoneses, eran las cajas fuertes. De hecho, el Banco de Japón se vio incapaz siquiera de aumentar la oferta monetaria tanto como deseaba. Puso en circulación enormes cantidades de efectivo, pero las medidas más generales de oferta monetaria crecieron muy poco. Por fin, hace dos años, iniciaba una recuperación económica, impulsada por una recuperación de la inversión empresarial para aprovechar las nuevas oportunidades tecnológicas. Pero la política monetaria nunca consiguió arrancar.

En efecto, Japón en los años noventa brindó una nueva oportunidad para poner a prueba las opiniones de Friedman y Keynes respecto a la eficacia de la política monetaria en condiciones de depresión. Y claramente los resultados respaldaban el pesimismo de Keynes y no el optimismo de Friedman.

En 1946, Milton Friedman debutó como divulgador de la economía del libre mercado con un panfleto titulado Roofs or Ceilings: The Current Housing Problema

[Tejados o techos: el actual problema de la vivienda], escrito en colaboración con George J. Stigler, que más tarde se uniría a él en la Universidad de Chicago. El panfleto, un ataque contra el control de los alquileres, que todavía era universal inmediatamente después de la II Guerra Mundial, se publicó en circunstancias bastante extrañas: era una publicación de la Fundación para la Educación Económica, organización que, como Rick Perlstein escribe en Before the Storm (2001), su libro sobre los orígenes del movimiento conservador actual, "difundía un evangelio libertario tan drástico que rondaba el anarquismo". Robert Welch, fundador de la John Birch Society, era miembro de su consejo directivo. Esta primera aventura en la popularización del libre mercado anticipaba de dos maneras el curso de la evolución de Friedman como intelectual público a lo largo de las seis décadas siguientes.

En primer lugar, el panfleto demostraba la especial voluntad de Friedman de llevar las ideas del libre mercado hasta sus límites lógicos. Ni la idea de que los mercados son medios eficientes de asignar bienes escasos ni la propuesta de que los controles de precios crean escaseces e ineficacias eran nuevas. Pero muchos economistas, temiendo la reacción negativa contra una subida repentina de los alquileres (que Friedman y Stigler predecían que sería del 30% para el país en su conjunto), podrían haber propuesto una especie de transición gradual a la liberalización. Friedman y Stigler quitaban hierro a esas preocupaciones.

En décadas posteriores, esta tozudez se convertiría en uno de los sellos característicos de Friedman. Una y otra vez pedía soluciones de mercado a problemas -educación, atención sanitaria, tráfico de drogas ilegales- que en opinión de casi todos los demás exigían una intervención estatal extensa. Algunas de sus ideas han sido objeto de aceptación generalizada, como sustituir las normas rígidas sobre contaminación por un sistema de permisos de contaminación que las empresas pueden comprar y vender. Otras, como los cheques escolares, tienen un amplio respaldo en el movimiento conservador, pero no han avanzado mucho políticamente. Y algunas de sus propuestas, como eliminar los procedimientos de concesión de licencia para los médicos y abolir la Administración de Alimentos y Medicamentos, las consideran estrambóticas incluso la mayoría de los conservadores.
En segundo lugar, el panfleto demostraba lo bueno que Friedman era como divulgador. Está escrito de manera elegante y sagaz. No hay jerga; los argumentos se presentan con ejemplos del mundo real inteligentemente escogidos, desde la rápida recuperación de San Francisco tras el terremoto de 1906 hasta los problemas de un ex combatiente en 1946, recién licenciado del ejército, para encontrar un lugar decente donde vivir. El mismo estilo, mejorado por la imagen, marcaría la celebrada serie televisiva de Friedman en la década de 1980 Free to choose

Hay muchas probabilidades de que la gran oscilación hacia las políticas liberales que se produjeron en todo el mundo a comienzos de la década de 1970 se hubiera dado aunque Milton Friedman no hubiese existido. Pero su incansable y brillantemente eficaz campaña a favor de los libres mercados seguramente ayudó a acelerar el proceso, tanto en Estados Unidos como en todo el mundo. Desde cualquier punto de vista -proteccionismo frente a libre comercio; reglamentación frente a liberalización; salarios establecidos mediante convenio colectivo y salarios mínimos obligatorios frente a salarios establecidos por el mercado-, el mundo ha avanzado en la misma dirección que Friedman. E incluso más llamativa que su logro en lo referente a los cambios de la política real ha sido la transformación de la opinión general: la mayoría de las personas influyentes se han convertido hasta tal punto al modo de pensar de Friedman que simplemente se da por sentado que el cambio de políticas económicas promovido por él ha sido una fuerza positiva. ¿Pero lo ha sido?

Consideremos en primer lugar los resultados macroeconómicos de la economía estadounidense. Tenemos datos de la renta real -es decir, teniendo en cuenta la inflación- de las familias estadounidenses entre 1947 y 2005. Durante la primera mitad de ese periodo de 55 años, desde 1947 hasta 1976, Milton Friedman era una voz que predicaba en el desierto, cuyas ideas no eran tenidas en cuenta por los políticos. Pero la economía, a pesar de todas las ineficacias que él denunciaba, mejoró enormemente el nivel de vida de la mayoría de los estadounidenses: la renta media real se duplicó con creces. Por contraste, en el periodo transcurrido desde 1976, las ideas de Friedman se han ido aceptando cada vez más; aunque siguió habiendo intervención pública de sobra para que él pudiera quejarse, no cabe duda de que las políticas de libre mercado se generalizaron mucho más. Pero el aumento del nivel de vida ha sido mucho menos fuerte que durante el periodo anterior: en 2005, la renta media real sólo era un 23% superior a la de 1976.

Parte de la razón de que a la segunda generación de posguerra no le fuese tan bien como a la primera era la tasa total de crecimiento económico más lenta, un hecho que tal vez sorprenda a quienes suponen que la tendencia hacia el libre mercado ha aportado mayores dividendos económicos. Pero otra razón importante del retraso en el nivel de vida de la mayoría de las familias es un incremento espectacular de la desigualdad económica: durante la primera generación de posguerra, el aumento de la renta se extendió ampliamente a toda la población, pero desde finales de la década de 1970, la mediana de la renta, la renta de la familia típica, sólo ha subido la tercera parte de la renta media, que incluye la gran subida experimentada por las rentas de la pequeña minoría situada en lo más alto de la pirámide.

Esto plantea una cuestión interesante. Milton Friedman solía asegurar a su público que no hacía falta ninguna institución especial, como el salario mínimo y los sindicatos, para garantizar que los trabajadores compartiesen los beneficios del crecimiento económico. En 1976 les decía a los lectores de Newsweek que los cuentos de los perjuicios causados por los barones ladrones eran puro mito:

"Probablemente no haya habido ningún otro periodo en la historia, en este o en cualquier otro país, en el que el hombre de a pie haya experimentado una mejora tan grande de su nivel de vida como en el periodo transcurrido entre la guerra civil y la I Guerra Mundial, cuando más fuerte era el individualismo desenfrenado".

¿Y qué hay del extraordinario periodo de 30 años posterior a la II Guerra Mundial, que abarcó buena parte de la trayectoria profesional del propio Friedman?). Sin embargo, en las décadas que siguieron a ese pronunciamiento, mientras se permitía que el salario mínimo cayese por debajo de la inflación y los sindicatos desaparecían en gran medida como factor importante en el sector privado, los trabajadores estadounidenses veían cómo sus fortunas iban a la zaga del crecimiento de la economía en general. ¿Era Friedman demasiado optimista respecto a la generosidad de la mano invisible?

Para ser justos, hay muchos factores que afectan tanto al crecimiento económico como a la distribución de la renta, por lo que no podemos culpar a las políticas friedmanistas de todas las decepciones. Aun así, dada la suposición común de que el cambio a las políticas de libre mercado ha hecho grandes cosas por la economía estadounidense y por el nivel de vida de los estadounidenses corrientes, es asombroso el poco respaldo que los datos proporcionan a esa afirmación.

Dudas similares respecto a la falta de pruebas claras de que las ideas de Friedman funcionan de hecho en la práctica se pueden encontrar, todavía con más fuerza, en Latinoamérica. Hace una década era normal citar el éxito de la economía chilena, en la que los asesores de Augusto Pinochet, educados en Chicago, se habían pasado a las políticas del libre mercado después de que Pinochet se hiciera con el poder en 1973, como prueba de que las políticas inspiradas por Friedman mostraban la senda hacia un próspero desarrollo económico. Pero aunque otros países latinoamericanos, desde México hasta Argentina, han seguido el ejemplo de Chile en la liberación del comercio, la privatización de empresas y la liberalización, la historia de éxito chilena no se ha repetido.

Por el contrario, la percepción de la mayoría de los latinoamericanos es que las políticas neoliberales han sido un fracaso: el prometido despegue del crecimiento económico nunca llegó, mientras que la desigualdad de la renta ha empeorado. No quiero culpar de todo lo que ha salido mal en Latinoamérica a la Escuela de Chicago, ni idealizar lo sucedido antes, pero hay un asombroso contraste entre la percepción que Friedman defendía y los resultados reales de las economías que se pasaron de las políticas intervencionistas de las primeras décadas de posguerra a la liberalización.

Centrándonos más estrictamente en el tema, uno de los principales objetivos de Friedman era la, en su opinión, inutilidad y naturaleza contraproducente de la mayor parte de la reglamentación pública. En una necrológica para su colaborador George Stigler, Friedman elogiaba en concreto la crítica de Stigler a la normativa sobre la electricidad, y su argumento de que los reguladores normalmente acaban sirviendo a los intereses de los regulados y no a los de los ciudadanos. ¿Cómo ha funcionado entonces la liberalización?

Empezó bien, comenzando con la liberalización del transporte por carretera y de las aerolíneas a finales de la década de 1970. En ambos casos, la liberalización, aunque no contentó a todos, aumentó la competencia, en general bajó los precios, y aumentó la eficacia. La liberalización del gas natural también fue un éxito.

Pero la siguiente gran oleada de liberalización, la del sector eléctrico, fue otra historia. Al igual que la depresión japonesa de la década de 1990, demostraba que las preocupaciones keynesianas por la eficacia de la política monetaria no eran un mito; la crisis de la electricidad en California en 2000 y 2001 -en la que las compañías eléctricas y las distribuidoras de energía crearon una escasez artificial para hacer subir los precios- nos recordó la realidad que había tras los cuentos de los barones ladrones y sus depredaciones. Aunque otros Estados no sufrieron una crisis tan grave como la de California, en todo el país la liberalización de la electricidad supuso un aumento, no una disminución, de los precios, y unos beneficios enormes para las compañías eléctricas.

Aquellos Estados que, por la razón que fuera, no se subieron al vagón de la liberalización en la década de 1990 se consideran ahora afortunados. Y las más afortunadas son aquellas ciudades que por algún motivo no recibieron el memorando sobre los males del sector público y las bondades del sector privado, y siguen teniendo compañías eléctricas públicas. Todo esto demuestra que los argumentos originales a favor de la reglamentación eléctrica -la observación de que sin reglamentación las compañías eléctricas tendrían demasiado poder monopolístico- siguen siendo tan válidos como siempre.

¿Debería esto llevarnos a la conclusión de que la liberalización es siempre mala idea? No. Depende de los detalles específicos. Deducir que la liberalización es siempre y en todas partes una mala idea sería incurrir en el mismo tipo de pensamiento absolutista que, se podría decir, fue el mayor defecto de Milton Friedman.

En la reseña de 1965 sobre Monetary history, de Friedman y Schwartz, el fallecido premio Nobel James Tobin acusaba levemente a los autores de ir demasiado lejos. "Considérense las siguientes tres proposiciones", escribía. "El dinero no importa. Sí que importa. El dinero es lo único que importa. Es demasiado fácil deslizarse de la segunda proposición a la tercera". Y añadía que "en su celo y euforia", eso es lo que muy a menudo hacían Friedman y sus seguidores.

La defensa del laissez-faire por parte de Milton Friedman parece haber seguido una secuencia similar. Después de la Gran Depresión, muchos empezaron a decir que los mercados nunca pueden funcionar. Friedman tuvo la valentía intelectual de decir que los mercados sí funcionan, y sus dotes teatrales, unidas a su habilidad para organizar datos objetivos, lo convirtieron en el mejor portavoz de las virtudes del libre mercado desde Adam Smith. Pero caía con demasiada facilidad en la afirmación de que los mercados siempre funcionan y que son lo único que funciona. Es extremadamente difícil encontrar casos en los que Friedman reconociese la posibilidad de que los mercados pudieran funcionar mal, o de que la intervención pública podía ser útil.

El absolutismo liberal de Friedman ha contribuido a crear un clima intelectual en el que la fe en los mercados y el desdén por el sector público a menudo se imponen a los datos objetivos. Los países en vías de desarrollo se apresuraron a abrir sus mercados de capitales, a pesar de las advertencias de que eso podría exponerlos a crisis financieras; después, cuando las crisis llegaron como era previsible, muchos observadores culparon a los Gobiernos de esos países, no a la inestabilidad de los flujos de capital internacionales. La liberalización de la electricidad se produjo a pesar de las claras advertencias de que el poder de monopolio podría ser un problema; de hecho, al tiempo que la crisis de la electricidad en California seguía su evolución, la mayoría de los analistas quitaban importancia a las preocupaciones por el posible amaño de los precios alegando que no eran más que teorías de conspiración descabelladas. Los conservadores siguen insistiendo en que el libre mercado es la respuesta a la crisis sanitaria, frente a las abrumadoras pruebas en contra.

Lo extraño del absolutismo de Friedman respecto a las virtudes de los mercados y los vicios del Estado es que en su trabajo como economista teórico era de hecho un modelo de comedimiento. Como ya he señalado, hizo grandes contribuciones a la teoría económica al resaltar la importancia de la racionalidad individual, pero, a diferencia de algunos de sus colegas, sabía cuándo parar. ¿Por qué no mostró el mismo comedimiento en su papel de intelectual público?

La respuesta, sospecho, es que se vio atrapado en una función esencialmente política. Milton Friedman, el gran economista, sabía reconocer la ambigüedad y la reconocía. Pero de Milton Friedman, el gran defensor de la libertad de mercado, se esperaba que predicase la verdadera fe, no que manifestase sus dudas. Y acabó desempeñando la función que sus seguidores esperaban. A consecuencia de ello, la refrescante iconoclasia de los primeros años de su carrera se convirtió con el tiempo en una rígida defensa de algo que se había convertido en la nueva ortodoxia.

A la larga, a los grandes hombres se les recuerda por sus virtudes y no por sus defectos, y Milton Friedman fue de hecho un hombre muy grande, un hombre de valentía intelectual que fue uno de los pensadores económicos más importantes de todos los tiempos, y posiblemente el más brillante comunicador de las ideas económicas a los ciudadanos en general que jamás haya existido. Pero hay buenas razones para sostener que el friedmanismo, al final, fue demasiado lejos, como doctrina y en sus aplicaciones prácticas. Cuando Friedman inició su trayectoria como intelectual público, había llegado la hora de llevar a cabo una contrarreforma contra el keynesianismo, y todo lo que eso conllevaba.






viernes, 23 de octubre de 2015

Las Mil Millas Sport Bariloche, Argentina.

Pasión por los autos y el turismo

Con una inscripción que superó el cupo máximo de 150 autos Sport Clásicos de todos los tiempos y un recorrido paisajístico increíble, la edición 27 de la competencia entró en su cuenta regresiva. La carrera nuevamente tendrá a Bariloche como principal escenario, del 25 al 29 de Noviembre.

Desde su primera edición en 1989 las 1000 Millas Sport se han transformado en un ícono del automovilismo de regularidad y de la promoción paisajística de nuestro país. Ya cerraron las inscripciones superando el límite de los 150 vehículos admitidos. Todo un éxito del Club de Automóviles Sport como organizador de este rally que reúne a los mejores exponentes de la historia de la industria automotriz y del motorsport. Han confirmado su presencia en esta cita, más de una decena de tripulaciones extranjeras, otorgándole al evento su sello de carácter internacional. Incluso dos Ferrari llegaran desde Estados Unidos. 

"Hemos superado el cupo y estamos muy contentos. Esta edición de las 1000 Millas contará con un nivel de autos participantes de excelencia y además con muchos nuevos entusiastas que se han inscripto por primera vez a un evento que invita a disfrutar de la pasión por el auto en un paseo turístico-deportivo", se enorgullece el presidente del CAS, Diego Gutiérrez Eguía.

Más allá de estar incluida dentro del calendario de la Federación Internacional de Vehículos Ancianos, la competencia forma parte del certamen de Regularidad Sport Histórico que fiscaliza el Automóvil Club Argentino. Siendo la octava y última fecha del año no sólo definirá al campeón nacional 2015 de la especialidad sino tambi&eac! ute;n al ganador de la Triple Corona que está celebrando su décima edición.




jueves, 22 de octubre de 2015

CUANDO EL DINERO MANDA Y CENSURA LA VERDAD FÚTBOL PERUANO

Por Hans-Peter Firbas

El poder del dinero de los patrocinadores que invierten en la difusión de los partidos de fútbol de la Selección de Perú, que inició su camino para luchar por un cupo para el Campeonato Mundial Rusia 2018, es tan grande, que inclusive se dan el lujo de manipular a los medios de comunicación y a la mayoría de periodistas. Tras las dos derrotas frente a Colombia y Chile, por enésima vez estamos frente a un equipo y un comando técnico que trata de hacer las cosas lo mejor que puede. Lamentablemente la falta de calidad, de entrega y de preparación física y mental nos pasa la factura con derrotas tras derrotas.

El interés comercial de los medios por el dinero que reciben de los patrocinadores le está costando al aficionado local recibir informaciones parcializadas y de apoyo a la selección. Está prohibido hablar mal de nuestro representativo y mucho menos generar críticas, ya que entonces el receptor de los mensajes empezará a sentirse engañado. Antes, durante y después de los dos partidos los medios asociados económicamente a los sponsors de la selección y a los que invierten importantes sumas de dinero en los espacios periodísticos que difunden comentarios, opiniones o análisis de los encuentros sólo piensan en mantener alta sintonía, alto rating, ya que si ellos bajan, podrían perder los auspicios o ellos querrán pagar menos dinero.

El aficionado al fútbol peruano está siendo vilmente engañado hace décadas y los mensajes publicitarios y de contenido pretenden mantener el ánimo en alto para que sigan enganchados en las transmisiones. La verdad no importa. El dinero sí importa y la prensa se ve amarrada y censurada por los propietarios y directores de los medios. Los obligan a hablar bien de la selección y justificar con cualquier excusa los fracasos.

Los poquísimos periodistas que se atreven a decir la verdad, como el señor Elejalder Godos o el señor Carlos Navarro son censurados, despedidos o separados de sus trabajos por cometer el delito de opinar. La Libertad de Expresión es basura para estos señores. Vergüenza sentí, cuando el señor Godos en plena pregunta al técnico Gareca fue cortado del aire en plena pregunta picante y el señor Navarro recibió represalias por atreverse a emitir una opinión negativa contra el planteamiento táctico frente a los chilenos.

Como miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa denuncio públicamente a esos señores poderosos, quienes por recibir miles y miles de dólares venden mentiras y ocultan las verdades. Basta ya de actos de censura contra colegas que han trabajado y trabajan con dignidad y con respeto hacia sus oyentes y hacia la opinión pública.



miércoles, 21 de octubre de 2015

FOTOS MARIO HART CAMINOS DEL INCA

(C) RODRIGO DE QUESADA








KOLUMBIEN: Medienkonzentration hemmt Meinungsvielfalt

Ein großer Teil der Massenmedien in Kolumbien ist in den Händen weniger Eigentümer konzentriert. Damit begünstigen die Besitzverhältnisse Interessenkonflikte und Selbstzensur. Dies zeigen die Ergebnisse dreimonatiger Recherchen im Rahmen des Projekts Media Ownership Monitor (MOM), die Reporter ohne Grenzen zusammen mit dem Kolumbianischen Journalistenverband (FECOLPER) am Donnerstag in Bogotá vorgestellt hat.

Die gemeinsame Untersuchung bildete den Auftakt eines internationalen ROG-Projekts zur Förderung von Medienpluralismus. Dieses soll nach einer standardisierten Methodik künftig auch die Medienbesitzstrukturen in anderen Ländern untersuchen und für die Öffentlichkeit transparent machen.

Die aktuelle Untersuchung in Kolumbien zeigte unter anderem, dass unter den überregionalen Medien zwei Drittel der Leser auf nur vier Zeitungen (Q´hubo,ADN, El Tiempo und Al Día) entfallen. Die beiden größten Fernsehsender machen mehr als zwei Drittel des TV-Markts unter sich aus und erwirtschaften rund 78 Prozent der gesamten TV-Werbeeinnahmen.

Ebenso zeigte die Recherche, dass nur drei Konzerne - Ardila Lülle, Santo Domingo (Valorem) und Sarmiento Angulo - durch eine Vielzahl von Publikationen und Sendern 57 Prozent des Markts für alle herkömmlichen Mediengattungen (Print, Fernsehen und Radio) kontrollieren: Zu Ardila Lüllegehören allein 18 verschiedene Medien, zu Santo Domingo sechs und zuSarmiento Angulo 17.

Auf dem Regionalzeitungsmarkt ist die Verlagsgruppe El Periódico des Geschäftsmanns Eduardo Suárez Burgos ein besonders interessanter Fall. Neben ihren elf bereits etablierten Zeitungen weitet die Gruppe nun durch die Tageszeitung Extra mit derzeit 18 Lokalausgaben ihre Aktivitäten auf weitere Regionen aus.

Die Ergebnisse enthalten auch Indizien für die dominierende Rolle von Gratis- und Boulevardzeitungen, die überwiegend im Besitz derselben traditionellen Verlagsgruppen sind. Ferner zeigte sich ein Trend zum Bezahlfernsehen, das mehr als 50 Prozent des gesamten Fernsehkonsums ausmacht.

Medienkonzentration gefährdet Demokratie und Meinungsfreiheit

Der Media Ownership Monitor (MOM) Kolumbien untersuchte alle Arten von Massenmedien (Fernsehen, Radio, Print- und Internetmedien), die vom Estudio General de Medios 2014 erfasst wurden, der wichtigsten Publikumserhebung in dem südamerikanischen Land. Dabei konzentrierte sich der MOM auf die jeweils zehn größten Medien jeder Gattung. Die Ergebnisse wurden am Donnerstag im Rahmen einer internationalen Konferenz in der Hauptstadt Bogotá vorgestellt und sind ab sofort auf der Webseite www.monitoreodemedios.co abrufbar

„Medienvielfalt ist ein Grundpfeiler jeder pluralistischen und offenen Gesellschaft", sagte ROG-Geschäftsführer Christian Mihr. "Deshalb ist eine starke Konzentration von Medienbesitz wie hier in Kolumbien eine Gefahr für Demokratie und Meinungsfreiheit.“ Dabei wies Mihr auch auf die schlechte Platzierung Kolumbiens auf der Rangliste der Pressefreiheit von Reporter ohne Grenzen hin, auf der das Land Platz 128 von 180 Staaten einnimmt.

“Medienbesitz ist gleichbedeutend mit Macht, die öffentliche Meinung zu beeinflussen”, sagte FECOLPER-Präsidentin Adriana Hurtado. „Jeder Bürger, der die Medien nutzt, sollte sich Gedanken darüber machen, wer welche Publikationen kontrolliert. Die Medien sind kein Markt wie jeder andere!”
Viele Marktdaten werden unter Verschluss gehalten

„Unser Problem war der Mangel an öffentlich zugänglichen Marktdaten“, sagte ROG-Projektmanagerin Nina Ludewig. „In vielen Ländern sind solche Daten öffentlich, doch hier in Kolumbien scheinen sie wie ein Staatsgeheimnis gehütet zu werden.“

Mangelnde Transparenz erschwerte dem MOM-Team die Arbeit auch in anderen Bereichen wie den staatlichen Werbeausgaben. „Wir glauben, dass die Regierung jährlich mehr als 500 Milliarden Pesos (rund 150 Millionen Euro) ausgibt, um Sendezeit oder Platz in Zeitungen zu kaufen", sagte FECOLPER-Präsidentin Hurtado. "Das sind riesige Subventionen, doch es bleibt überwiegend unklar, wohin das Geld fließt und welche Vereinbarungen dahinterstecken.“

“Angesichts der starken Medienkonzentration, aber auch der wirtschaftlichen und politischen Interessen der Medienbesitzer überrascht es nicht, dass der Journalismus in Kolumbien von verbreiteter Selbstzensur geprägt ist“, betonte ROG-Geschäftsführer Mihr. “Regierung und Gesetzgeber in Kolumbien sollten strenge und wirksame Regulierungsmaßnahmen ergreifen, um die Oligopole im Mediensektor aufzubrechen”.