jueves, 22 de octubre de 2015

CUANDO EL DINERO MANDA Y CENSURA LA VERDAD FÚTBOL PERUANO

Por Hans-Peter Firbas

El poder del dinero de los patrocinadores que invierten en la difusión de los partidos de fútbol de la Selección de Perú, que inició su camino para luchar por un cupo para el Campeonato Mundial Rusia 2018, es tan grande, que inclusive se dan el lujo de manipular a los medios de comunicación y a la mayoría de periodistas. Tras las dos derrotas frente a Colombia y Chile, por enésima vez estamos frente a un equipo y un comando técnico que trata de hacer las cosas lo mejor que puede. Lamentablemente la falta de calidad, de entrega y de preparación física y mental nos pasa la factura con derrotas tras derrotas.

El interés comercial de los medios por el dinero que reciben de los patrocinadores le está costando al aficionado local recibir informaciones parcializadas y de apoyo a la selección. Está prohibido hablar mal de nuestro representativo y mucho menos generar críticas, ya que entonces el receptor de los mensajes empezará a sentirse engañado. Antes, durante y después de los dos partidos los medios asociados económicamente a los sponsors de la selección y a los que invierten importantes sumas de dinero en los espacios periodísticos que difunden comentarios, opiniones o análisis de los encuentros sólo piensan en mantener alta sintonía, alto rating, ya que si ellos bajan, podrían perder los auspicios o ellos querrán pagar menos dinero.

El aficionado al fútbol peruano está siendo vilmente engañado hace décadas y los mensajes publicitarios y de contenido pretenden mantener el ánimo en alto para que sigan enganchados en las transmisiones. La verdad no importa. El dinero sí importa y la prensa se ve amarrada y censurada por los propietarios y directores de los medios. Los obligan a hablar bien de la selección y justificar con cualquier excusa los fracasos.

Los poquísimos periodistas que se atreven a decir la verdad, como el señor Elejalder Godos o el señor Carlos Navarro son censurados, despedidos o separados de sus trabajos por cometer el delito de opinar. La Libertad de Expresión es basura para estos señores. Vergüenza sentí, cuando el señor Godos en plena pregunta al técnico Gareca fue cortado del aire en plena pregunta picante y el señor Navarro recibió represalias por atreverse a emitir una opinión negativa contra el planteamiento táctico frente a los chilenos.

Como miembro de la Sociedad Interamericana de Prensa denuncio públicamente a esos señores poderosos, quienes por recibir miles y miles de dólares venden mentiras y ocultan las verdades. Basta ya de actos de censura contra colegas que han trabajado y trabajan con dignidad y con respeto hacia sus oyentes y hacia la opinión pública.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario