jueves, 31 de marzo de 2016

ENCONTRAR A TUS ANCESTROS Y FAMILIARES VIVOS TRAS AÑOS DE INVESTIGACIÓN.

Luego de más de tres años de investigación acerca de mis antepasados, hace unos días logré culminar la conexión entre trece generaciones directas. Es decir, mi papá, el suyo, mi bisabuelo y así sucesivamente hasta Simon Ritter Firbas von Husinec, nacido en el año 1500. A esta hora, por la diferencia horaria con Europa me encuentro dialogando con varios de ellos.

Muchos piensan que hay que pensar en el futuro, pero yo tengo la seguridad que hay que saber de dónde uno viene para saber dónde se debe ir. Por otra parte, haber indagado sobre la vida de muchos de ellos me hace sentir con mucho orgullo al saber que fueron hombres de bien, amantes de su país, de sus compatriotas y que de alguna u otra forma contribuyeron con la grandeza alemana.


Conocer las razones por las cuales el propio Emperador Fernando II en el año 1620 nos entregó el Escudo de Armas y nos premió como una familia de la nobleza es una razón más para respetar a mis antepasados.

Ahora sólo me queda no perderme por un incorrecto camino por respeto a la memoria de cada uno de ellos. El ejemplo de mi padre y abuelo, a quienes pude disfrutar en vida, me enseñaron lo que es correcto y lo que es incorrecto. Esa misma educación se las impartí a mis hijos Hans y Martin. Los Firbas permaneceremos como los que nos antecedieron. Primero tu país, tu familia, ayudar a tus desvalidos compatriotas y no caer en tentaciones de riquezas mal habidas, aprovechándose de los débiles y pobres.

Ser un Firbas es para mí la máxima riqueza.








No hay comentarios.:

Publicar un comentario