miércoles, 1 de junio de 2016

1985 ALAN GARCÍA COMISIÓN 200 MILLONES DE DÓLARES NEGOCIO CON AVIONES MIRAGE

POR HANS-PETER FIRBAS

Era el año 85. Pocas semanas luego de la investidura de Alan García Pérez como Presidente de Perú, mi padre se encontraba en Suiza por razones de trabajo. En esos tiempos, sin internet, ni celulares, las comunicaciones eran a través de cartas. El viejo correo de papel. Un día recibo una correspondencia suya, la que incluyó un recorte de un diario suizo que afirmaba que el mandatario aprista había recibido 200 millones de dólares por el traspaso de aviones Mirage a un país que se encontraba en guerra. Cuando escuché su mensaje a la nación el 28 de julio y decretó el recorte de la compra dispuesta por el Arquitecto Fernando Belaúnde Terry, me causó satisfacción, pensando en que ahorraba gastos militares.

En octubre de 1982 FBT negoció adquirir 26 aviones Mirage 2000 valorizados en 300 millones de dólares. El acuerdo Júpiter I fue luego reajustado por el gobierno francés, cambiando la cifra de 4,564 francos suizos por unidad a 4,960. Se firmó el contrato Júpiter II, aceptando Perú la modificación del precio. En un discurso populista (aparentemente) García manifestó que era un gasto innecesario y redujo el trato de 26 a 12 aviones.

El mandatario no llegaría a ver los 26 aviones “Mirage” porque sus entregas serían hechas en el primer año de mandato del siguiente gobernante y este resultó ser nada menos que Alan García Pérez, electo e instalado en el cargo el 28 de julio de 1985.

Belaunde jamás imaginó que la compra sería virtualmente saboteada por su sucesor, porque García apenas juramentó el cargo anunció que se trataba de una compra excesiva que su gobierno en una demostración de vocación pacifista iba a devolver 14 del total de 26 “Mirage 2000”, en común acuerdo con los fabricantes.

De los dichos pasó a los hechos que los concretó en nuevo Convenio Júpiter III, por el cual el Perú terminaba adquiriendo solo 12 “Mirage” y un simulador al precio de 32 millones 833 mil dólares cada uno, un precio superior al consignado en los anteriores convenios.

García no contaba con que pronto se sabría que estaba en conversaciones con el marroquí Abdel Rahman El Assir, famoso traficante internacional de armas, al que conoció en junio de 1985, antes de ser presidente, por intermedio del expresidente venezolano Carlos Andrés Pérez. Más aún, había hecho dos viajes con él e incluso lo invitó a la transmisión del mando presidencial.

Más aún, en un viaje a El Cairo, cuando ya era presidente, hizo desviar intempestivamente la ruta para hacer una escala en Luxor, mientras viajaba acompañado de Allan Wagner y el fallecido Héctor Delgado Parker, para sostener un encuentro con El Assir, quedando los restantes en la nave. Más adelante, un general de la FAP contó que García le solicitó que diera toda la información a El Assir.

La versión más extendida es que en esta aparente operación de aprovechamiento ilícito, el Perú perdió 25 millones de dólares por cada avión devuelto.

La investigación más completa sobre esta turbia operación la hizo el ex senador, ya fallecido, Carlos Malpica Silva Santisteban y publicado en su libro “Pájaros de alto vuelo”, en la que reproduce un testimonio del ex diputado aprista Carlos Roca, en el que este cuenta haber sido testigo de una conversación entre Carlos Andres Pérez y García, en la que el primero le dijo al segundo: “No cometas el error del viejo Haya que llegó a viejo y tuvo que humillarse, pidiendo dinero y tuvo que humillarse." (C) http://tocheria.blogspot.pe





No hay comentarios.:

Publicar un comentario