sábado, 23 de julio de 2016

¿LLEGARÉ A ALGÚN SITIO CON ESTE BLOG?






Por Hans - Peter Firbas

A medida que avanzo con mis investigaciones relacionadas a mis ancestros y con los verdaderos hechos sucedidos en la Segunda Guerra Mundial se me hace cada vez más difícil enfrentarme a ellos con la imparcialidad y objetividad que todo periodista debe tener cuando realiza este tipo de trabajo. El enterarme día a día sobre el sufrimiento de mis antepasados y de atrocidades cometidas contra el pueblo alemán mis emociones y sentimientos tratan de apoderarse de mi mente y me cuesta mucho vencer este inoportuno intento de ingresar a mi mente.

Mi batalla por la verdad, la libertad de prensa y exponer ante ustedes amables seguidores de mi blog, las diversas verdades ocultas, tergiversadas o simplemente manipuladas sobre hechos históricos, que llevan decenas de años tratando de pasar como si fuera lo que realmente sucedió y encima la educación que recibieron nuestra generación y las anteriores, siento que estoy luchando solo.

Sin embargo, durante estos últimos meses he descubierto uno que otro blog, que está en lo mismo, pero la balanza está demasiado inclinada al otro lado y es complicado lograr un cambio masivo de opinión sobre lo que el mundo entero tiene en su imaginario colectivo sobre la participación de Alemania, de su pueblo, sus líderes y soldados en esa nefasta guerra de los 40'.

Lo primero que enfrento es el prejuicio de calificar a este blog de pro nazi, de ser un seguidor de los malos y alentar odios entre razas, países y diversas ideologías. Sin culpar a mis enemigos y a los que me puedan calificar con esos términos, solamente les puedo asegurar que nada de esto es cierto. Ya mi vida profesional en Perú se ha visto bastante afectada por las verdades que publico.

Lo primero que tengo que dejar muy en claro que que entre mis ancestros tuve familiares judíos y mis mejores amigos en Lima son judíos. Inclusive fui empleado de una firma manejada por ellos por casi diez años y fue una década maravillosa rodeada de gente maravillosa y respetuosa de mi nacionalidad y mi antepasado. Inclusive, como lo expliqué anteriormente, mi abuela Hermann Brick protegió a muchos judíos en su casa, exponiendo su vida, lo que la valió un homenaje en Nueva York por esas personas y sus familias.

Contra mis principios de privacidad familiar, expuse y lo seguiré haciendo lo que sufrieron mis ancestros, con la única intención que se conozca también el punto de vista de los derrotados. Desde los inicios de la humanidad la historia escrita ha cambiado innumerables veces, a medida que se comenzaron a destapar situaciones o hechos científicos no conocidos en el momento.

Me encuentro en la disyuntiva de seguir peleando o rendirme. He expuesto centenares de pruebas de todo tipo, basados en testimonios científicos y periodísticos, inclusive de honestos ciudadanos británicos y estadounidenses que han narrado verdades contra la corriente de sus propios países, contra la historia ya escrita y enseñada a sus niños en tres o más generaciones sobre La Segunda Guerra Mundial.

No sé si continuar o no. No sé si valga la pena. Pero de rato en rato recuerdo mi niñez y lo que aprendí de mi padre, de mi abuelo, de mi colegio Humboldt y siento que me encuentro en esta coyuntura histórica y social para defender dichos principios. Sino sería traicionar mis raíces y la misión que cada alemán debe tener en esta tierra.

Los tentáculos de la mafia y la mentira son muy grandes y el poder económico de ellos me hace pensar que es imposible triunfar. Si me van a tildar de nazi por defender a Hitler por lo que hizo por Alemania entre el 33' y 38', tendré que soportarlo por la verdadera verdad.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario