sábado, 23 de julio de 2016

OBAMA LAMENTA DIEZ MUERTES PERO NADA DE LOS ALEMANES ASESINADOS

HANS-PETER FIRBAS

En un acto más de hipocresía el Presidente de Estados Unidos Barack Obama lamenta la muerte de diez alemanes ocurida ayer en München. Sin embargo, este señor hasta ahora no ofrece disculpas ni le importa un comino que Dwight Eisenhower, el cabeza encargado por su país para ver los asuntos alemanes luego de finalizada la guerra mundial, haya sido un genocida cruel y maligno.

Eisenhower fue el directo responsable de la muerte de aproximadamente tres millones de alemanes en los Sudetes, no durante la guerra, sino luego de firmada la paz. Una política deliberada de exterminio a los civiles alemanes que vivían en esa zona, ahora territorio de la República Checa, lo convirtió en uno de los mayores asesinos de la historia mundial. Su objetivo era exterminar al pueblo alemán.

Los campos de concentración, donde estuvieron detenidos millones de alemanes en TIEMPOS DE PAZ no eran nada comparables a los que construyeron los nazis para los judíos. Eran hoteles cinco estrellas. Sin ropa, sin comida, sin agua, sin atención médica y encima matanto millones por el puro gusto de hacerlo. Inclusive, La Cruz Roja Internacional llevaba alimentos para los alemanes, los cuales nunca fueron entregados y fueron impedidos de ingresar a dichas instalaciones para ver la crueldad.

Foto del Campo de Concentración de Auschwitz

















Campos de Concentración para los alemanes en tiempos de paz





No hay comentarios.:

Publicar un comentario