jueves, 28 de julio de 2016

Sentencian a periodistas peruanos por revelar presuntas irregularidades en elección de consejera de la magistratura

El periodista César Lévano, de 89 años, director del periódico peruano Diario Uno (ex diario La Primera), y el periodista Javier Soto, del mismo medio, fueron sentenciados a pagar 50 mil nuevos soles (cerca de USD$ 15 mil ), como reparación civil a favor de la exmiembro del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) Luz Marina Guzmán, por supuesto “daño moral” causado por uno de sus reportajes, informó el blog LaMula.

El artículo de Soto, que dio lugar al proceso judicial por daños y perjuicios que lo sentenció, fue publicado en noviembre de 2010 en el entonces diario La Primera.

En este, Soto denunció que Guzmán falsificó firmas para ser elegida miembro del CNM en las elecciones del 13 de junio de 2010. Dicho organismo designa y destituye a los magistrados del Poder Judicial y funcionarios del ministerio Público.

Por su parte, el abogado y coordinador del área legal del Instituto de Defensa Legal (IDL) Juan José Quispe dijo que el 24 de julio presentarán un recurso de nulidad contra la sentencia que dictó el Poder Judicial en este caso.

Quispe sostuvo en el programa “No hay derecho” del sitio Ideeleradio.com que se había cometido una serie de irregularidades, irrespetando el legítimo derecho a la defensa de los acusados. Según el abogado, Lévano y Soto no recibieron notificación judicial alguna en sus domicilios sobre el proceso, tal como lo establece la Constitución y la ley, por lo que no pudieron acudir a las audiencias para defenderse.

Según la nota periodística, la entonces consejera del CNM y representante del Colegio Nacional de Enfermeros habría puesto su huella digital en varias de las firmas de los padrones de votación que apoyaron su candidatura. Además, de acuerdo con el artículo, Guzmán habría colocado a nueve personas fallecidas entre los firmantes, entre ellas a su colega Rosa Marina Caso Gutarra, quien habría cometido suicidio en diciembre de 2008, dos años antes de la votación.

Sobre la denuncia de Guzmán, César Lévano, como se le conoce a Edmundo Lévano La Rosa, publicó en un editoral del medio que dirige, Diario Uno, que se trata de una “amenaza directa contra la libertad de prensa y de expresión”.

Al parecer, según Diario Uno, tampoco se determinó en la sentencia el perjuicio que justifica el pedido de reparación civil, ya que “en la resolución no se establece de manera clara cuál es el perjuicio causado [por el reportaje] a la denunciante”.

De acuerdo con el diario La República, Guzmán también denunció a Lévano y Soto de no poder ejercer su derecho a réplica. Sin embargo, Quispe alegó que el diario sí cumplió con publicar la carta que ella les envió, en la cual daba su versión de los hechos. Dicho documento consta, según el abogado de IDL, en el expediente judicial del caso.

“No pueden utilizarse los foros judiciales para condenar periodistas, bajo el pretexto de legalismos procesales y otras argucias jurisdiccionales, sino más bien para dictar una legítima y correcta administración de justicia. Es una sentencia abusiva”, acotó Quispe, según Ideeleradio.

Esta sería la tercera sentencia contra periodistas que se conoce en Perú en lo que va del año 2016.

El 18 de abril, el exdirector del matutino Diario 16, Fernando Valencia, fue condenado a 20 meses de prisión y al pago de una indemnización de 100 mil nuevos soles (cerca de USD$30 mil), a favor del expresidente peruano Alan García, quien lo acusó de difamación a raíz de la publicación de una portada.

Valencia consideró llevar su caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Y el 3 de mayo, el periodista Rafael León fue condenado a un año de prisión suspendida y al pago de una reparación civil de 6 mil nuevos soles (cerca de USD$1.800), por publicar una columna de opinión en la revista Caretas, en la que criticó una columna editorial de Martha Meier, exeditora del diario El Comercio. En dicha editorial, Meier cuestionó duramente la gestión de la entonces alcaldesa de Lima, Susana Villarán.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario