domingo, 7 de agosto de 2016

ENCONTRAMOS PARTE DEL AUDIO DE ALAN GARCÍA 1988 APOLOGÍA SENDERO LUMINOSO

TRAS AÑOS DE BÚSQUEDA LO UBIQUÉ.....



El 22 de mayo de 1988 Alan García acudió al VII Congreso Nacional de la Juventud Aprista, que se realizó en Huamanga, Ayacucho. En ese entonces era corresponsal en Lima de Radio Educación de México. Trabajaba como director de prensa en Radio Cadena y me llamó por teléfono un alto dirigente político del PPC y me dijo: “Hans tengo una bomba.”

Como bien lo explicó el ex ministro César Vásquez Bazán el 21 de julio en un artículo periodístico: “Sin embargo, de manera extraña, el denomi­nado Discurso de Ayacucho fue convenien­temente filtrado hacia el exterior del Partido, yendo a parar a las manos de dirigentes del Partido Popular Cristiano. ¿Las razones de ta­maño descuido? Pues, a no dudarlo, la proximi­dad del Congreso Nacional del PAP, a celebrar­se en agosto de 1988.” 

Recibí el audio de dicho discurso y escuché lo siguiente de boca del presidente García: “y debemos reconocer cómo Sendero Luminoso tiene militantes activos, entregados, sacrificados. Debemos reconocer algo que ellos tienen y nosotros no tenemos como partido… equivocado o no, criminal o no, el senderista tiene lo que nosotros no tenemos: mística y entrega… Esa es gente que merece nuestro respeto y mi personal admiración porque son, quiérase o no, militantes. Fanáticos les dicen. Yo creo que tienen mística y es parte de nuestra autocrítica, compañeros, saber reconocer que quien, subordinado o no, se entrega a la muerte, entrega la vida, tiene mística.”

El informe final de la Comisión de la Verdad concluyó sobre ese discurso: “buscando ganar la moral de sus jóvenes partidarios -enfrentados con las dirigencias intermedias-, García idealizó los rasgos de la militancia senderista para justificar la importancia del compromiso con el partido. El discurso se filtró a la prensa.” Fui yo el culpable, ya que había un contenido periodístico valioso.

Además de la apología al terrorismo la pepa era para mí lo que opinó sobre el Partido Revolucionario Institucional de México, que en ese entonces gobernaba. Radio Educación era un medio estatal y manejado por el PRI. García se refirió a ellos. “El partido no me deja hacer la revolu­ción. Todos son unos corrompidos. No voy a ser como esos gusanos del PRI, que se enquistan en el poder para robar y delinquir. Los únicos militantes honestos y con voluntad de transformación somos ustedes y yo”. 

A mis 26 años me habían elegido para ser yo –si me atrevía- a difundir este discurso. Era un honor. Quise sacar el audio por Radio Cadena, pero al consultar con los dueños me señalaron que “nos van a perseguir, amenazar y van a hacer lo posible por cerrarnos. No sale.” Comprensible la posición, pero como periodista de Radio Educación tuve la oportunidad de utilizar ese canal para informar. “Este es un despacho especial para Radio Educación de México desde Lima, Perú. El Presidente Alan García señaló hoy….” y en directo transmitieron el audio.

A la mañana siguiente, muy temprano, una camioneta con tres o cuatro policías con fusiles en mano tocaron la puerta de mi casa preguntando por mí. Mi esposa les dijo que me había ido a la radio. Esperé unos minutos que se retiraran, tomé un taxi con destino a la Embajada de México en Lima, en ese entonces ubicada en la Avenida Santa Cruz, a un par de cuadras de Radio Cadena.

Ya tenía una relación amical con el señor embajador. Me abrió la puerta y me recibió en su despacho. “Hans, ya me enteré de la noticia. Ya me avisaron de México y vamos a exigir una aclaración de Alan García. Le conté sobre la visita mañanera, tomó el teléfono y llamó al Secretario de Prensa del Presidente. 

“El señor Firbas está a mi lado. Si ustedes cometen una acción de cualquier tipo contra él será considerado como un problema diplomático entre Perú y México.” Luego me dijo que me quedara unas horas dentro de la embajada y efectuó unas llamadas más a otras personas vinculadas al APRA. “Todo bien Hans. Anda tranquilo y gracias por tu valentía.” Lo recuerdo muy bien.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario