miércoles, 28 de diciembre de 2016

ATENTADOS EN EUROPA GRANDES DIFERENCIAS

Hans-Peter Firbas


El 13 de noviembre de 2015 París sufrió una serie de atentados terroristas, arrojando una cifra de 137 fallecidos y casi 500 heridos. El estadio, el teatro Bataclan, La Casa Nostra, La Belle Équipe, y algunas más fueron los objetivos simultáneos. En el caso de Charlie Hebdo en enero del mismo año sólo 12 los asesinados, ya que se trataba de un blanco fijo: un medio de comunicación. En Niza en julio pasado casi 90 muertos y unos 50 heridos. Finalmente, en Bruselas en marzo 35 víctimas.

El 5 de diciembre, en una escuela de Conectitut en USA fueron asesinados 27 estudiantes, entre ellos 20 niños. Hablamos de sólo un atentado. El 13 de junio en Orlando en el Club Pulse 50 muertos. No queremos continuar, ya que estamos por probar lo siguiente. En München 9 muertos, en Ansbach ningún fallecido, en Baviera en un tren cero muertos y el último en Berlín 12 asesinados. Total 21 víctimas en todo el año.

En Niza un camión de carga de 19 toneladas, mientras el pistolero de München usó una Glock 17 inutilizable, ya que era parte de una obra teatral. En París, fusiles AKM, granadas de mano, chalecos con peróxido de acetona, toma de rehenes tiroteos, ataques suicidas. En Bruselas bombas y fusiles AK-47. En el tren de Baviera un machete y en Ansbach un suicidio con dinamita colocada en su propio cuerpo.

En Alemania fueron solitarios atacantes, en Bruselas, Paris y Niza un grupo de varias personas. ¿Notan claramente las diferencias? Es decir, para los atentados terroristas de ISIS en Alemania utilizan machete, un suicida que no mata a nadie, una Glock de una obra teatral, que no la usa, salvo para disparar contra el chofer de un Scania Articulado en el Mercado de Berlín, mientras el camión usado en Niza fue acondicionado con armas en la parte delantera, como una serie de cuchillos largos.

Dejémonos de engañar a la opinión pública utilizando un sin número de medios de comunicación que quieren comparar o igualar lo ocurrido en Alemania, con lo sucedido en Francia y Bélgica. Y ni hablar de Estados Unidos. No merece una oración más.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario