martes, 29 de noviembre de 2016

CHARLATANES Y COMERCIANTES DE LA SALUD

Hans-Peter Firbas

En el año 1987 mi padre, el Doctor Johann Heinrich Firbas escribió su libro ‘ALIMENTACIÓN Y VIDA’. Me animé a lanzar la segunda edición de esta obra maestra para alertar a la población peruana, mucha de ella pobre en su economía y pobre en conocimientos sobre la salud y la nutrición, acuden a ser atendidos por charlatanes y comerciantes, que lo único que buscan es enriquecerse con su dinero.

La proliferación de este grupo de desalmados, que engañan a los pacientes, me puso en alerta y decidí compartir con mi padre esta segunda entrega, en la que podrán ustedes ver dos importantes temas: el primero, escrito por mí, tiene la intención de denunciar a estos señores que trafican con la salud de los más necesitados. Buscaré, como periodista de investigación y por toda la vida que la disfruté junto a un excepcional ser humano y del cual aprendí mucho, entregar mi experiencia en este campo.

Por otra parte, les contaré una serie de hechos, anécdotas y conocimientos de mi padre, para que de alguna manera tome consciencia de la importancia que usted leerá en el libro. Sin ser médico ni bioquímico, pero experto en los adecuados procedimientos que debe seguir un paciente ante un mal o enfermedad que lo aqueja, esta parte será una guía para que haga lo correcto y no se deje estafar por gente que trafica con la salud de los peruanos.

El hecho clave en el tema de la salud es la alimentación y la nutrición. Es la clave para evitar un sin número de enfermedades. Una alimentación equivocada con seguridad le va a traer un mal y muchos acuden a recibir ayuda y tratamiento con charlatanes y personas no profesionales que le prometerán la pócima mágica. Le quitarán su dinero, no se curará y muy posiblemente acabe con su vida.

Con profundo dolor, veo cómo diariamente miles de compatriotas sufren a manos de delincuentes y ponen sus vidas en sus manos, sin saber que su destino será terrible. La ejemplar vida que tuvo mi padre, su completo desprendimiento de poder, de amasar dinero y dedicar décadas a servir a su prójimo sin ningún interés en recibir nada a cambio, me obligan a asumir esta gran responsabilidad de seguir con su legado.

Su obra, estará complementada por este prólogo, en que tendrá acceso a una orientación para corregir sus males, pero piense antes, que con una correcta alimentación y nutrición superará muchos de ellos y lo mejor es que evitará contraerlos. El haber estado cerca de él y escuchar su sabiduría durante décadas me permite colaborar con su obra, que no contiene justamente este delicado rubro.

Lo primero que debe hacer, si requiere atención médica por un problema con su salud es que comprenda que la medicina naturista o alternativa tiene sus limitaciones, pero llena de hartos sujetos a la espera de incautos pacientes. Sobre la medicina naturista es indispensable que usted sepa que es más preventiva que curativa. En el segundo caso, es curativa, pero recuerde que con limitaciones y solamente un experto o un profesional de la salud es el camino correcto.

Es sencillo identificar a los estafadores. Sus principales características radican en hacerse pasar por seguidores de Nuestro Señor, lo reciben con música religiosa y lo atienden con una envidiable conducta hacia usted, con el objetivo de que confíe en él. No pocos no son médicos y se hacen pasar por ellos y usted les dice doctor y ellos no lo corrigen. Confirme si es profesional. Lo penoso es que una masa de verdaderos médicos se asocia a ellas para formar parte de una banda de delincuentes tras su dinero, mediante un robo a veces legal y otras no.

Recuerde que la fabricación de pócimas mágicas, de productos que le ofrecen el cielo, son realizadas bajo condiciones nada aceptables y su contenido es simplemente basura. Si acude a un centro médico y un doctor le receta un remedio no reconocido como fármaco y encima es comercializado en el mismo lugar donde se encuentra, es el primer indicador que va por el camino equivocado.

El Colegio Médico de Perú, en sus normas de ética y comportamiento profesional de sus miembros, prohíbe que un médico recete cualquier cosa que no sea un fármaco producido en un laboratorio. Además, esos presuntos líquidos o polvos curativos no requieren receta, por lo que los puede adquirir con una previa consulta. Estamos ante el segundo dato. Si lo obligan a pasar antes por el médico ya está advertido que lo van a estafar.

Si el médico que lo atiende le pide un previo análisis de sangre empezó bien. Mi padre siempre me decía que la sangre es el lugar donde muchas veces se encuentra la información requerida para detectar su problema. El hígado, los riñones, el corazón, los pulmones, el estómago, el cerebro, el páncreas, en fin las partes que componen su cuerpo están estrechamente relacionadas con la sangre. Ella nos informará sobre los niveles en varios aspectos.

El análisis de sangre es la más importante herramienta para que el médico llegue a un correcto diagnóstico. Por esta razón, si es atendido por alguien que no le pide este previo requisito está frente a un profesional poco capacitado. Además, la evolución de su cura será detectada por otro análisis posterior, que le volverá a dar los indicadores y podrá ver las diferencias. Si hay mejora o no.

Inclusive, usted puede aparentar un excelente estado de salud, pero la sangre será la que dirá la verdad. La detección de hiperglucemia o hipercolesterolemia no muestran síntomas externos. Un hemograma puede detectar una anemia no visible. Un chequeo anual de su sangre es recomendable, pero siga los consejos de alimentación y nutrición del Doctor Firbas. Muchísimas enfermedades no son detectables y la sangre es cuando cumple una función fundamental.

Citamos al Doctor Salvador Giménez Serrano, médico español, que resume con gran facilidad la comprensión sobre el análisis de sangre y su importancia señala que  Entre los parámetros más habitualmente solicitados dentro del análisis de sangre se encuentran el hemograma, la bioquímica sanguínea, las pruebas de coagulación, las concentraciones de distintos iones minerales, las determinaciones hormonales y la determinación de la presencia de antígenos de microorganismos de enfermedades infecciosas y los anticuerpos producidos por el organismo frente a esos antígenos.

Asimismo, se pueden realizar determinaciones específicas para estudiar diferentes tipos de enfermedades o lesiones de distintos órganos, como por ejemplo: El Hemograma. Incluye la determinación de los parámetros de la serie roja o hematíes (glóbulos rojos), de las plaquetas, y de la fórmula leucocitaria o porcentaje de cada tipo de glóbulo blanco de la sangre. Pruebas hepáticas. Incluye la determinación de las transaminasas GOT y GPT, FA (fosfatasas alcalinas), GGT (gamma glutamiltranspeptidasa), bilirrubina y en caso de sospecha de hepatitis, determinación de antígenos víricos y anticuerpos frente a estos antígenos.

Sobre la función renal. Incluye la determinación de urea, creatinina, sodio, potasio, colestrol, triglicéridos, calcio, fosfatos y aclaramiento de creatinina. Para la diabetes, el análisis incluye la determinación de glucemia, HbA1c (hemoglobina glicosilada), colesterol total, HDL-c (colesterol "bueno"), LDL-c (colesterol "malo"), triglicéridos y creatinina. En la hipertensión. Incluye la determinación de glucemia, creatinina, colesterol total, HDL-c, LDL-c, sodio, potasio, ácido úrico.

Sin querer profundizar en un tema médico, sino retomar el asunto que estamos viendo, ya recibió la primera y más vital información sobre los pasos correctos a seguir. Algo similar sucede con la orina, que detecta una gran cantidad de enfermedades. Un educado y erudito profesional empezará por allí. Él le indicará si requiere ambos análisis o sólo uno de ellos. Pero ¿cómo un médico puede diagnosticar algún mal sin los datos que nos proporcionan la sangre y la orina? Muy difícil.

Durante los años que mi padre atendió consultas, tuve la gran satisfacción de ser testigo presencial de personas que fueron sanadas de enfermedades tan delicadas como el SIDA, el cáncer y situaciones graves en el hígado, riñones y otros. ¿Cómo así? Siempre me decía: “cada persona es diferente y cada persona requiere un tratamiento distinto”. Al recibir la información de los análisis, detectaba el mal y atacaba directamente a él.

En el caso del SIDA, mejorar su estado inmunológico, el cáncer gracias a una profunda investigación sobre los tumores cancerígenos y sus causas. Pudo fabricar, al estilo de los viejos farmacéuticos el Anti Tumoral, un remedio que contenía una serie de vitaminas, minerales y otros, pero siempre su curación acompañada de una estricta dieta.

Aunque usted no lo crea, en casa, recibía constantes llamadas telefónicas de pacientes de mi padre. Si él no se encontraba y al saber que era su hijo, se ponían a llorar y agradecer el haber sido curado. Él contaba con muchas investigaciones, aunque en el Ministerio de Salud de Perú nunca le daban importancia. Así que un día, se molestó, tomó sus maletas y se fue a las Universidades de Innsbruck en Austria y Debrecen en Hungría a entregarlos sin pedir ni un dólar por ellos.

Recuerdo de niño que mis hermanos y yo éramos sus ‘conejillos de indias’. Una vez había producido un pan, que contenía todos los requerimientos nutritivos que necesita una persona, dentro de un rango normal de salud, para que cumpla con sus necesidades básicas. El pan, fabricado en especial para los niños más pobres del país o para tiempos de guerra tenía una mínima inversión. Así que, durante días vivimos sólo del bendito pan.


Recuerdo cómo renegaba de la importación de harina de pescado al mundo entero por parte de Perú, que en los setenta convirtió a nuestro país en el primer productor de este producto. Decía que cómo era posible que se pase hambre y en especial entre los niños, cuando el mar nos daba tanta anchoveta. Siempre insistía que la anchoveta era, por excelencia el alimento más nutritivo, que la naturaleza nos brindó. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario