lunes, 17 de julio de 2017

MARIA REICHE: UNA FRASE HISTÓRICA

Artículo escrito por un amigo del colegio alemán.

Hace semanas varios alemanes leímos la nota de Hans sobre “La Loca de la Escoba”, un apodo despreciable que los peruanos le pusieron a Maria Reiche, quien hizo posible que la UNESCO en 1994 le dio a las Líneas de Nazca el título de PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

Durante muchos años Reiche convirtió este Volkswagen en su casa para estar cerca de las enigmáticas y misteriosas figuras, las cuales fueron cuidadas, protegidas y estudiadas por ella durante 52 años, bajo condiciones de extrema pobreza y alejada de todos para cumplir con su misión.

Cuando el gobierno peruano decretó hace décadas la prohibición del ingreso de personas donde se encuentran estos extraños dibujos sobre las pampas de Nazca, la policía ubica a la señora Reiche y le comunica que está infringiendo la ley. Ella responde: “Yo no he venido de visita. Yo vivo aquí.”

En un diálogo con nuestra compatriota hace tantos años que apenas recordamos no olvidamos que defendió escoba en mano el patrimonio de los peruanos y por eso recibió el desprecio, la indiferencia y el maltrato de las autoridades locales. Recién fue engreída en sus últimos días. Y si hay una frase que quedará en nosotros para siempre es la siguiente: " No esperes de este gobierno nada, ni de las empresas. Solo continúa luchando por lo que sabes que es justo y necesario para Perú y su historia, porque algún día la recompensa será ser parte de ella"

Aunque muchos de nosotros somos peruanos de corazón no podemos ignorar que somos alemanes. La educación que recibimos de nuestros ancestros nos enseñó las cosas más importantes. Primero la familia, luego tu país y tercero el amor, respeto y compasión que debemos tener con los compatriotas. Cuando éramos niños nos contaron que el dinero ganado sin cumplir a cabalidad con las anteriores condiciones es un dinero mal habido.

Un justo homenaje a los nuestros que pagan en Alemania hasta el 45% de sus sueldos para apoyar a los suyos, que no poseen trabajo ni ingresos. Cuando los peruanos sigamos fielmente estas prioridades seremos una gran nación, con una riqueza que solamente nos hará felices si vemos felices a los demás.

Una vida llena de paz, el poder dormir con nuestras consciencias tranquilas, aunque no poseas bienes materiales ni miles de dólares en tu cuenta bancaria es lo que buscan los verdaderos hombres, que siguen las enseñanzas de Nuestro Señor.

Los alemanes que amamos al Perú

Hace semanas varios alemanes leímos la nota de Hans sobre “La Loca de la Escoba”, un apodo despreciable que los peruanos le pusieron a Maria Reiche, quien hizo posible que la UNESCO en 1994 le dio a las Líneas de Nazca el título de PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

Durante muchos años Reiche convirtió este Volkswagen en su casa para estar cerca de las enigmáticas y misteriosas figuras, las cuales fueron cuidadas, protegidas y estudiadas por ella durante 52 años, bajo condiciones de extrema pobreza y alejada de todos para cumplir con su misión.

Cuando el gobierno peruano decretó hace décadas la prohibición del ingreso de personas donde se encuentran estos extraños dibujos sobre las pampas de Nazca, la policía ubica a la señora Reiche y le comunica que está infringiendo la ley. Ella responde: “Yo no he venido de visita. Yo vivo aquí.”

En un diálogo con nuestra compatriota hace tantos años que apenas recordamos no olvidamos que defendió escoba en mano el patrimonio de los peruanos y por eso recibió el desprecio, la indiferencia y el maltrato de las autoridades locales. Recién fue engreída en sus últimos días. Y si hay una frase que quedará en nosotros para siempre es la siguiente: " No esperes de este gobierno nada, ni de las empresas. Solo continúa luchando por lo que sabes que es justo y necesario para Perú y su historia, porque algún día la recompensa será ser parte de ella"

Aunque muchos de nosotros somos peruanos de corazón no podemos ignorar que somos alemanes. La educación que recibimos de nuestros ancestros nos enseñó las cosas más importantes. Primero la familia, luego tu país y tercero el amor, respeto y compasión que debemos tener con los compatriotas. Cuando éramos niños nos contaron que el dinero ganado sin cumplir a cabalidad con las anteriores condiciones es un dinero mal habido.

Un justo homenaje a los nuestros que pagan en Alemania hasta el 45% de sus sueldos para apoyar a los suyos, que no poseen trabajo ni ingresos. Cuando los peruanos sigamos fielmente estas prioridades seremos una gran nación, con una riqueza que solamente nos hará felices si vemos felices a los demás.

Una vida llena de paz, el poder dormir con nuestras consciencias tranquilas, aunque no poseas bienes materiales ni miles de dólares en tu cuenta bancaria es lo que buscan los verdaderos hombres, que siguen las enseñanzas de Nuestro Señor.

Los alemanes que amamos al Perú.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario