martes, 12 de diciembre de 2017

FERNANDO BELAÚNDE TERRY SUS ESFUERZOS POR LA LIBERTAD DE PRENSA

Y FUJIMORI SE LOS TIRÓ AL TACHO

En 1965, durante el primer gobierno del Presidente Fernando Belaúnde Terry, el Congreso de la República aprobó la Ley 15639, la cual reconoce la profesión de periodista. En 1980, en su segundo mandato la Ley 23221 creó el Colegio de Periodistas, estableciendo la obligación de la colegiación para ejercer la profesión

Su primera medida en el 80 fue devolverles a sus legítimos propietarios sus medios de comunicación, que fueron confiscados por el General Juan Velasco Alvarado, cumpliendo de esta manera, una de sus promesas electorales. A su vez anuló la censura. El líder de Acción Popular fue uno de los peruanos más ilustres al priorizar un asunto tan delicado como la Libertad de Prensa.

Belaúnde fue uno de los luchadores de la libertad de expresión. Además, hizo lo posible por formar una cantera de periodistas debidamente educados y preparados para una función tan delicada. Gran parte de la población peruana no tiene la menor idea de la importancia de los comunicadores con su país.

En 1985, el Doctor Alan García Pérez se encargó de hacer leña a la prensa a través de conductas impropias que destruyó lo realizado por su predecesor. Con una política, que logró la adhesión interesada por gran parte del periodismo y del Poder Judicial hizo lo que le vino en gana y todos sus delitos quedaron impunes.

Pero Alberto Fujimori enterró definitivamente el sueño de Belaúnde al dictar una ley con la maléfica intención de empobrecer la educación del pueblo a través de una prensa vulgar, llamada ‘prensa chica’

La Ley del año 1998, que intrépidamente se basa en el Artículo 2 inciso 4 de la Constitución de la República del Perú, que a la letra dice: toda persona tiene derecho a las libertades de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento mediante la palabra oral o escrita o la imagen, por cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización ni censura ni impedimento algunos, bajo las responsabilidades de ley.

Está muy claro. Pero una cosa es opinar, expresarse libremente en un medio de comunicación y otra es ser reportero, editor, director, jefe de informaciones, jefe de redacción, redactor, locutor, entre otras actividades inherentes al profesional en comunicaciones. Estoy completamente de acuerdo en que todos tienen derecho a opinar, expresarse sin censura y los medios ofrecen suficientes espacios en sus programaciones para que esto sea una realidad.

Pero de allí: ¿ser profesional? Por favor ex dictador, asesino, corrupto y traidor. ¿Con qué derecho nos has tratado como basura? Basura fueron esos señores que se prestaron a tus coimas para escribir e informar lo que te daba la gana. ¿Quién te has creído miserable? Gracias a ti nuestros ciudadanos han recibido sólo porquería de casi todos los medios peruanos y el nivel de la educación promedio es una vergüenza. Comprar decenas de presuntos periodistas, publicistas, relacionistas públicos, que tú inventaste para ser el titiritero de la ignorancia de mis compatriotas.

No tienes ni la menor idea del daño que has hecho no al gremio, sino al país entero, que ahora recibe un bombardeo de mensajes llenos de porquería, llenos de dolor, llenos de sufrimiento y vacíos de educación, cultura, salud y deporte. El poder del dinero, que ni siquiera era tuyo, sino de los impuestos que pagamos los peruanos. Así nos devolviste los votos.

Mis amigos, mis colegas y sobre todo yo no pararemos en exportar de los medios a los lumpen que todavía quedan. A esos vendedores de noticias que jamás serán periodistas. No sigo, porque ya se imaginan ustedes las siguientes palabras.

Hans-Peter Firbas