lunes, 30 de noviembre de 2015

LOS FIRBAS Y ALEMANES ASESINADOS EN CHECOSLOVAQUIA LUEGO DE FIRMADA LA PAZ

Esta es la crónica que en toda mi vida me ha resultado más difícil de escribir, debido a que mi familia ha sido partícipe de esta nefasta historia de la humanidad, donde el genocidio, el asesinato en masa, las injusticias, las violaciones y muchos delitos más fueron cometidos contra inocentes alemanes, que su único pecado era vivir en Checoslovaquia.

Para que entiendan de lo que hablo regreso al 27 de mayo de 1800, día en el que nació en Budweis, Checoslovaquia Jacob Daublebsky von Sterneck. Curiosamente su ciudad de natalicio anda en procesos judiciales contra una cerveza que tomó su nombre y que fue fabricada por un ciudadano alemán. Pero ese es tema aparte. Tras años de investigaciones es el antepasado de mi familia más antiguo que descubrí.

Él falleció en Praga el 9 de diciembre de 1878. Tuvo nueve hijos, entre ellos Karl, famoso notario (17 de junio de 1830 - 3 de julio de 1906), quien nació, estudió y trabajó toda su vida en Praga. Karl dejó nueve hijos, entre ellos Karl, famoso notario (17 de junio de 1830 - 3 de julio de 1906), quien nació, estudió y trabajó toda su vida en Praga.

Entre sus hijos estaba Ida, quien contrajo nupcias con mi bisabuelo Karl Firbas, alto funcionario del más importante banco de Praga. Ida Daublebsky von Sterneck contrajo matrimonio con mi bisabuelo Karl Firbas el 14 de septiembre de 1887 en Praga. Karl Firbas nació en 1851 y falleció en 1942 en Praga. La pareja tres hijos. Karl, Heinrich (mi abuelo) y su hermano Oswald, los tres nacidos en Praga.

Heinrich, mi abuelo, nació en Praga el 2 de noviembre de 1892. Alrededor de 3.500.000 alemanes vivían en los Sudetes, región perteneciente a Alemania desde hace siglos. Tras la Primera Guerra Mundial y por el Tratado de Versalles entregaron ese territorio al Estado de Checoslovaquia.

El Acuerdo de München, firmado, acordado y refrendado el 30 de septiembre de 1938 por los gobiernos de Alemania, Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos e Italia aprobaron la incorporación de los Sudetes a Alemania. Razones históricas, acompañadas de que en dicho territorio se hablaba alemán y vivían millones de alemanes eran las razones para devolverle a dicho país esa zona.

Luego, la manipulación de los medios y las mentiras jamás contadas hablaron de una invasión nazi y de Hitler a Checoslovaquia. Sin embargo, ante la hecatombe del III Reich los checos robaron de nuevo esa área geográfica que no les pertenecía. Y esta vez se la quedarían para siempre y decidieron que la población alemana fuera exterminada y expulsada a toda costa.

Cuando se produjo la ocupación de los Sudetes por tropas del Ejército Rojo el nuevo Presidente Edvard Benes proclamó: “Los alemanes y los húngaros no son seguros”. Aquello ya condenaría millares de vidas inocentes. Los primeros incidentes hacia alemanes fueron agresiones y palizas. Pero el Estado no tardó en empeorar las cosas, pues se obligó a los alemanes a llevar distintivo por la calle, a impedirles salir de sus casas en determinadas horas, a la prohibición de andar por las aceras y supresión de servicios religiosos o médicos.

A continuación las propiedades alemanas como granjas y espacios agrícolas fueron confiscadas. Protestar por estos atropellos era considerado falta leve y se penaba al ciudadano alemán con diez latigazos, mientras que si era grave se le fusilaba directamente. Mi familia simplemente perdió todo. Algunos de ellos murieron, pero muchos de los vecinos de los Firbas declararon ante las autoridades que ellos no eran nazis y por el contrario eran checos de corazón. Eran mis abuelos y sus cuatro hijos.

La capital Praga, en la que vivían 500.000 alemanes fue un infierno para ellos. En primer lugar, después de llegar los rusos, se escogió a varios soldados alemanes que fueron atados a farolas y quemados vivos. Estamos hablando de sucesos que ocurrieron luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial, con la rendición de Alemania el 8 de mayo de 1945. Ya no había guerra. Ya se había firmado la paz.

Pero algo sorprendente ocurrió con la llegada del Presidente Edvard Benes, pues para recibirlo se organizó una ceremonia pública en la Plaza de Wenceslao donde muchos alemanes fueron colgados de pies bajo paneles publicitarios y rociados con gasolina. Sin embargo, el plato fuerte ocurrió el 18 de Mayo al ser ametrallados en el Estadio Municipal de Praga unos 5.000 soldados SS alemanes, aunque la guerra ya no existía.

La masacre en Saaz fue de la más sangrienta. Solamente en esa ciudad se ametralló a 3.000 vecinos civiles alemanes. En Bokowitz los ciudadanos alemanes fueron linchados públicamente por soldados y civiles checos, matando delante de sus padres a los niños de 10 años y después a los adultos, pero como muchos no morían por las palizas se les rociaba con ácido clorhídrico sobre las heridas y huesos rotos para provocarles una muerte más agónica. En Brno se llevó a que más de 250 mujeres se suicidaran.

En Iglau se hizo caminar desnudos a 350 civiles por la noche durante un trayecto de 33 kilómetros. Uno a uno fue cayendo de cansancio o por el frío, a otros se los remató a culatazos de fusil. Pero peor fue el destino del antiguo alcalde de Iglau, pues al dictaminar el tribunal que lo juzgó a muerte, su sentencia se realizó en la misma sala del juicio abriéndole el cuerpo con un bisturí, por supuesto sin anestesia, mientras lanzaba alaridos de dolor que le provocaron las roturas de las cuerdas vocales antes de fallecer. Ante estas muertes agónicas que contemplaron otros ciudadanos, cerca de 1.200 alemanes decidieron no pasar por ello y se suicidaron.

Se abrieron diversos campos de concentración para ciudadanos alemanes en toda Checoslovaquia. En el campo de Hagibor había 1.200 prisioneros, la mayoría mujeres, violadas hasta 45 veces por día. Otro campo, el de Kladnow, los guardias recubrían las espaldas de los presos de alquitrán hirviendo mientras se les golpeaba con porras.

En ese mismo lugar en Mayo de 1945 ocurrió la matanza de varios soldados alemanes heridos a los que se condujo a un llano y se les lanzó por diversión granadas de mano que explotaban y mataban con la metralla. Había más campos, como el de Moraska-Ostrava. Todo en tiempo de paz.

Las mujeres alemanas de Checoslovaquia sufrieron humillaciones públicas de todo tipo. Se las decía: “De rodillas putas alemanas” y cuando lo hacían les cortaban los cabellos con bayonetas. Si alguna se desmayaba se la echaba un cubo de agua helada encima para despertarla y seguir con la labor. Se las rompían las costillas o les cortaban trozos de pies. Las embarazadas sufrían más que nadie, pues mujeres checas y judías las apaleaban con porras hasta hacerlas abortar. A muchas cautivas en los campos se las hacía comer excrementos de los muertos infectados de disentería.

Casi 3 millones de alemanes fueron expulsados a pie de los Sudetes y Chequia en general. En los Sudetes murieron 250.000 germanos y en los campos de concentración checos unos 175.000, lo que elevó la cifra a 425.000 alemanes exterminados por Checoslovaquia. Entre esos tres millones estaban mis abuelos Heinrich Firbas y su esposa Hermma Brick, mi papá Johann y sus hermanas Sissy, Heidi y Edith. Los cuatro hijos menores de 12 años.

Como anécdota, un grupo de judíos que logró escapar a Estados Unidos le rindió un homenaje a la abuela Brick, quien con valentía y coraje escondió en su propiedad en Checoslovaquia a decenas de judíos, que al final salvaron sus vidas gracias a ella. Mi padre odiaba a los nazis y siempre me lo repetía. Lo peor es la venganza contra gente inocente.

Mi abuelo escondió en sus ropas unas láminas de oro, un prendedor de corbata y un anillo, también de oro. Llegaron a Austria sin nada más, sin ropa, sin hogar, sin una vida de decenas de años que tuvieron en Checoslovaquia. Otros miembros de mi familia huyeron a Eslovaquia, Eslovenia y hasta se vieron obligados a cambiar de apellido y de documentación. A los otros nunca más los vieron.

Soy consciente que las injusticias están al orden del día. Pero cuando le toca a uno recién reacciona. Para mí esta es sólo una injusticia más y estaré siempre alerta de cualquier otra para denunciarla. Tuve la gran suerte de recibir una educación alemana, en la que antes que nada está el amor a tu país, a tu compatriota y a la justicia.

CONTINUANDO CON LAS IRREFUTABLES PRUEBAS DE LA INJUSTICIA CONTRA LOS FIRBAS EN CHECOSLOVAQUIA:

El primer inquilino del castillo Český Krumlov se convirtió en una farmacia en 1822 Ferdinand Firbas, farmacéutico urbano existente en checo Krumlov. El contrato de arrendamiento se firmó por seis años y el inquilino debe pagar anualmente 300 de oro por farmacia, apartamento y dos jardines (la farmacia casa, la Ciudad Nueva). Otros acuerdos celebrados señorial Gestión Český Krumlov farmacéutico Fernando Firbas 1827, 1830, 1835, 1841, en las mismas condiciones que en el 1822. Desde principios de los años 40 del siglo 19 trabajaron en el auxiliar de farmacia Firbasův hijo Carlos.

En 1848 se convirtió en un inquilino de la farmacia castillo Karel Firbas en las mismas condiciones que en el pasado de su padre. Otro contrato de arrendamiento con Karl Firbas fue escrito en 1860. Karel Firbas terminó su carrera en el castillo farmacéutico en 1878

JAN FIRBAS, UNO DE NUESTROS ANCESTROS NACIDO EN BRNO, CHECOSLOVAQUIA NO CORRIÓ LA MISMA SUERTE. LE FUE MUY BIEN

Jan Firbas (25 de marzo 1921 en Brno - 5 de mayo de 2000 en Brno), fue un Checa lingüista y un representante destacado de la Escuela de Praga de la lingüística. Nacido en Brno , en la República Checa , estudió Inglés, Alemán y Filosofía en la Facultad de Artes de la Universidad de Masaryk . Desde 1949 fue miembro del Departamento de Estudios Ingleses y americanos de la facultad hasta su muerte en 2000. Se convirtió en un miembro del Círculo Lingüístico de Praga , que fue declarada ilegal por el gobierno comunista.

La persecución por parte del gobierno comunista y el hecho de que él provenía de una antigua familia protestante y se negó a renunciar a su creencia retrasó significativamente su carrera académica. A pesar de su renombre internacional, que le llevó diez años para tener su habilitación aprobada oficialmente y sólo se hizo profesor en 1990. En 1986, fue nombrado doctor honoris causa por las Universidades de Lovaina y Leeds, y en 2000 por la Universidad de Turku.

A pesar de que fue invitado frecuentemente para dar ciclo de conferencias en las universidades de todo el mundo en los años 1970 y 80, puede aceptar libremente las invitaciones sólo después de la caída del régimen comunista en noviembre de 1989. Ene Firbas murió el 5 de mayo de 2000 en Brno , la ciudad en la que había permanecido durante la mayor parte de su vida.

Firbas desarrolló una teoría de la estructura de información llamada Sentencia Funcional Perspectiva (FSP), inspirada en la obra de Vilém Mathesius . Es Ene Firbas quien se le atribuye el primer uso de la perspectiva Sentencia Funcional plazo. Él escribió más de 100 artículos sobre el tema y publicó una relación completa de su acercamiento a la estructura de información de la lengua como monografía en 1992.

Su discípulo más diligente de Firbas fue Aleš Svoboda , con quien colaboró ​​estrechamente sobre todo en los años 1970 y 1980 en el desarrollo y perfeccionamiento de los conceptos clave de la teoría de la perspectiva Sentencia funcional. La contribución más importante de Jan Firbas al estudio de la estructura de información de la lengua era poner de relieve el hecho de que "la palabra de orden no es el único medio de FSP", por lo tanto, de hecho, también la corrección de la vista de Vilém Mathesius que "Inglés es menos susceptible a la FSP de Checa "(ibid.).

Una mayor investigación de Firbas de los medios de FSP lo llevó a postular una visión sistémica de FSP en el que "el contexto, la modificación lineal, la semántica y en el idioma que se habla también acto entonación como fuerzas formativas o factores" de FSP.

El trabajo de Jan Firbas, que abarca no sólo la teoría FSP sino también otros temas de lingüística, está siendo editado por sus seguidores en una colección de cinco volúmenes de sus artículos titulado Obras de Jan Firbas.

LOS FIRBAS SON DEJADOS EN LA FRONTERA ENTRE AUSTRIA Y CHECOSLOVAQUIA

Casi al final del mes de mayo de 1945, Heinrich Firbas, su esposa y sus hijos Johann (mi padre), Edith, Heidi y Sissy fueron dejados en la frontera austriaca. Sin nada más de lo que llevaban puesto, comenzaron su caminata hacia la capital Viena, donde mi abuelo, con cuatro hijos menores de doce años, buscó la forma cómo mantener dignamente a su familia.

Botánico, biólogo e ingeniero agrónomo de profesión hablaba perfectamente siete idiomas: alemán, inglés, checo, latín, español, húngaro y francés logró durante cuatro años algunos trabajos para poder alimentarse y pagar un pequeño departamento para vivir. Sin embargo, la situación económica en Austria era muy difícil, razón por la cual buscó nuevos horizontes.

En 1949 consiguió un puesto para trabajar de profesor y de ingeniero agrónomo en Tucumán, Argentina. Así, tomó a sus seres queridos y en largo viaje en tren llegó al puerto de Burdeos, en Bélgica, donde se embarcarían en el barco de carga de bandera francesa llamado Kerguelen. Luego de varios meses viajando en condiciones deplorables llegaron el 17 de octubre de 1949 a Buenos Aires.

Con 45 años de edad, con su pasaporte checoslovaco en la mano ingresó a argentina con su esposa Herminne con pasaporte italiano y con sus cuatro hijos con documentos austriacos. Esas casualidades ¿o no? de la vida marcaron el destino de mi padre. El Doctor Johann Firbas había llegado a América el 17 de octubre y en esa misma fecha, pero en el 2002 falleció en Lima. Coincidencia o no, creo que mi padre marcó su vida como buen hombre peruano.

Pero faltaba aún un largo trecho entre Buenos Aires y Tucumán. Al fin en la provincia argentina, los pequeños Firbas ingresaron al colegio y el abuelo a trabajar. Luego mi papá comenzó sus estudios en la Universidad de Tucumán, a donde día a día se colgaba en la parte posterior de los tranvías porque no tenía para pagar el pasaje. desde la Calle San Miguel 205 -otra vez algo muy raro. Siempre vivimos en el distrito de san Miguel, en Lima-. Nunca se pudo comprar un libro y pasaba horas y horas en la biblioteca universitaria para estudiar y graduarse.

Doctor en Bioquímica de la Universidad de Tucumán obtuvo su primer trabajo gracias a su jefe, otro ciudadano alemán en el laboratorio de dicho centro de estudios. En 1958 el abuelo ordenó el retorno de todos a Europa, pero mi padre se opuso y se quedó en Tucumán. Al poco tiempo, la excelente situación financiera que se vivía en Perú lo convenció para tomar sus maletas y viajar a Lima en el 58. Cuando llegó a nuestro país las cosas comenzaron a cambiar.

Una vez mi padre establecido en Lima definitivamente, casado y con tres hijos dedicó toda su vida a servir a los demás. Lo que siempre le voy a agradecer a Nuestro Señor es haber tenido la oportunidad de compartir tanto tiempo con él que difícilmente los hijos de hoy en día lo hagan con sus padres. Natación a diario, los partidos de ajedrez, las diarias escuchas de Stereo Lima 100 a las 10 de la noche con Preludi a las Estrellas y las óperas de Wagner.

Casi todos los días almorzábamos a la 1.00 en punto justo y cenábamos a las 7.00 de la noche también en punto. No paraba de investigar y crear productos para los más pobres. Alimentos, medicinas, en fin. Él me enseñó tanto de la vida y algunas vitales. "El bien común es primordial para el bien individual. Es tu obligación ayudar al desvalido. Eres soldado de tu tierra y debes defenderla."

El más gracioso consejo fue: "Carajo has lo que tu papá dice y no lo que tu papá hace." Magnífico. Y siempre estuvo, está y estará para cuidarme, aunque tenga 53 años lo sigue haciendo de diversas maneras. Me enseñó que ser alemán es especial por una simple razón. Porque el cimiento de su pueblo no radica en la creación de riquezas, sino que la riqueza es el pueblo en sí mismo y no el dinero. Nadie lo va a entender.

"El pueblo, su gente es el tesoro de un país hijo. Y tú formas parte de él. Gana sólo el dinero que necesites para vivir bien, pero nunca lo ganes si otro lo va a perder." Cuando enfermó del Síndrome de Cushing fui su enfermero 24 horas al día por tres meses y fue el periodo, creo, en el que más aprendí de él. Aprendí mejor mi alemán, ya que tenía que escribir cartas a sus colegas en Austria y Alemania, hablar por teléfono con ellos, ya que se armó todo un equipo de investigación para curarlo.

Les remitía sus análisis de sangre, de orina, de heces y diferentes estudios más. Ni hablar de medicina. Ya había estudiado un año en la Academia Cayetano Heredia antes de ingresar a a Universidad y tantos años con él ya sabía bastante. Pero mi preocupación por su salud me hizo aprender más.

Ya les contaré de sus investigaciones que terminaron en las Universidades de Debrecen (Hungría) y de Salzburg (Austria) y otras más. Recuerdo a esa señora que salió de Neoplásicas (Hospital de Lima del Cáncer) con el diagnóstico de tres meses de vida. Fue donde mi padre, la trató, regresó a su médico a los tres meses y el Doctor simplemente dijo: "increíble. Lo que le estén dando sígalo tomando. Vivió más de veinte años y hasta tuvo hijos. Pero en Perú a nadie le interesaba.

Mi padre, el fallecido Doctor en Bioquímica Johann Firbas, también alemán, investigó más de 20 años la solución del gran problema de la nutrición infantil en Perú, sin trabajar en un empresa, ni recibir nada cambo. Su interés era otro: ayudar a su prójimo. El desarrollo del cerebro normal de los niños es indispensable para que cuando sea mayor su inteligencia sea superior. Lo mismo sucederá con su estado físico debido a una buena alimentación.

Hace mucho tiempo y era muy niño cuando mi papá me explicó que había descubierto como hacer un pan muy económico, que contenía las vitaminas, los minerales y no tengo idea cuántas cosas más para que un niño pueda resistir esa deficiencia alimenticia por la extrema pobreza. Lo más gracioso de todo fue que nos usó a mis hermanos y a mí como conejillo de indias durante varias semanas.

Análisis de laboratorio antes y después de alimentarnos solo con ese pan, el resultado fue muy alentador. Me acuerdo que el en casa construyó un pequeño laboratorio para hacer sus pruebas. Tenía un pan que el gobierno podría haberlo regalado a los niños desnutridos con una inversión mínima. "Al gobierno no le interesa. Entonces chau al proyecto."

También investigó la valiosa contribución de la anchoveta para la nutrición de los niños, pero la prioridad del gobierno y de los empresarios privados era ganar dinero exportando al pescado en cantidades incontrolables, luego de ser transformado en harina de pescado, en vez de repartirla a nuestros pequeños hambrientos. Y no tienen idea cuánta anchoveta había. Llegamos a ser el primer país exportador de este pescado. Le ganábamos a Japón y Rusia. Había tanto..."

La anchoveta es uno de los más ricos alimentos y era transformado en harina de pescado. E uno de los ingredientes básicos en la alimentación de los animales. Preferían alimentar pollos en Rusia que a sus niños. Las coimas en las exportaciones eran fabulosas.

Como tampoco le dieron bola otra vez, mi padre muy molestó agarró su investigación y la tiró al olvido. “Los alemanes no necesitan esto. Los peruanos sí, pero no les interesa. Al tacho de la basura.” Luego descubrió las bondades del magnesio y del zinc en el cuerpo humano y simplemente la fórmula se la regaló a un doctor para que salga de su mala situación financiera.

Atendía gratis y lo increíble era que yo recibía a diario llamadas de la gente que cuidaba mi padre. Era su secretario para que pudiera descansar en sus últimos años. La gente me lloraba por teléfono diciendo que se había curado de un cáncer, del sida y yo solamente escuchaba cosas lindas. Qué orgullo. Ese trabajo fue de un científico que se basaba en la bioquímica.

Tu cuerpo entrega valiosa información a través de la sangre. De esta forma, descubres que todos los pacientes son diferentes y a cada uno hay que tratarlo diferente, gracias a las pruebas de su sangre, su orine y más. Eran como cincuenta productos que fabricábamos. Yo almacenaba los productos, los pesaba, claro está antes de ser debidamente esterilizados y hasta le ponía las etiquetas.

Ahora resulta que su trabajo fue robado, debido a la amistad que tenía con esa persona y usa sus formulas para su propio beneficio y hasta pone su nombre en su producto. Fui testigo de sus citas con varios laboratorios alemanes muy famosos que le querían comprar sus fórmulas por un dinero nada despreciable. "Esos van a bambear mis fórmulas y encima las van a vender a precios muy altos. De ninguna manera."

Los viejos amigos de mi Facebook,(más de 50 años) lo recordarán porque hizo la fórmula de la famosa torta en caja llamada HAPPY BIRTHDAY de la Molinera Santa Rosa. Antes de ese trabajo, ni bien había llegado a Lima, le avisaron de un puesto de trabajo en Iquitos, que hace mese nadie lo quería tomar. Analizar las heces de los niños para encontrar los parásitos y poder entregar la medicina adecuada.

"Nunca había trabajado con tanta caca junta." Se encontraros los parásitos y los niños fueron curados. Ningún peruano estaba interesado en ayudar a los niños peruanos. Tenía un desprendimiento tan extremo del dinero que usaba dos pantalones, un par de camisas, no tenía auto, no iba a restaurantes, salvo en mi cumpleaños.

Profesor HONORIS CAUSA de la Universidad de Ica me contó un par de anécdotas interesantes. Enseñaba en la facultad de pesquería en Pisco, cuna de Sendero Luminoso. Una de las altas dirigentes se le acercó un día a mi padre y le dijo: "Doctor usted es buena persona. No se preocupe de nada. trabaje tranquilo. tiene todo nuestro apoyo. Usted es justo, humilde."

Desaprobó una vez a casi todo sus alumnos. Su estilo era sacar a todos sus alumnos de la clase y realizar el examen verbal. "Cuando escucho lo que me responde y veo sus ojos sabré de quién se trata. Si todos están juntos se copiarán, llevarán sus trucos. No" El rector de ese entonces le dijo "Doctor acceda por favor".

Ni se imaginan lo que hizo. Preparó un examen de diez preguntas diferentes para casa alumno y eran preguntas "malditas" Todas las pruebas eran diferentes. Único. Esa vez se jaló a toda la clase. Le pidieron regresar al viejo oral. Ese era mi padre, Era un alemán.

“La Loca de la Escoba”, un apodo despreciable que los peruanos le pusieron a Maria Reiche, quien hizo posible que la UNESCO en 1994 le dio a las Líneas de Nazca el título de PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.

Durante muchos años Reiche convirtió este Volkswagen en su casa para estar cerca de las enigmáticas y misteriosas figuras, las cuales fueron cuidadas, protegidas y estudiadas por ella durante 52 años, bajo condiciones de extrema pobreza y alejada de todos para cumplir con su misión.

Cuando el gobierno peruano decretó hace décadas la prohibición del ingreso de personas donde se encuentran estos extraños dibujos sobre las pampas de Nazca, la policía ubica a la señora Reiche y le comunica que está infringiendo la ley. Ella responde: “Yo no he venido de visita. Yo vivo aquí.”

En un diálogo con nuestra compatriota hace tantos años que apenas recordamos no olvidamos que defendió escoba en mano el patrimonio de los peruanos y por eso recibió el desprecio, la indiferencia y el maltrato de las autoridades locales. Recién fue engreída en sus últimos días. Y si hay una frase que quedará en nosotros para siempre es la siguiente: " No esperes de este gobierno nada, ni de las empresas. Solo continúa luchando por lo que sabes que es justo y necesario para Perú y su historia, porque algún día la recompensa será ser parte de ella"

Aunque muchos de nosotros somos peruanos de corazón no podemos ignorar que somos alemanes. La educación que recibimos de nuestros ancestros nos enseñó las cosas más importantes. Primero la familia, luego tu país y tercero el amor, respeto y compasión que debemos tener con los compatriotas. Cuando éramos niños nos contaron que el dinero ganado sin cumplir a cabalidad con las anteriores condiciones es un dinero mal habido.

Un justo homenaje a los nuestros que pagan en Alemania hasta el 45% de sus sueldos para apoyar a los suyos, que no poseen trabajo ni ingresos. Cuando los peruanos sigamos fielmente estas prioridades seremos una gran nación, con una riqueza que solamente nos hará felices si vemos felices a los demás.

Una vida llena de paz, el poder dormir con nuestras consciencias tranquilas, aunque no poseas bienes materiales ni miles de dólares en tu cuenta bancaria es lo que buscan los verdaderos hombres, que siguen las enseñanzas de Nuestro Señor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario