jueves, 12 de octubre de 2017

ARGENTINA, LAS MALVINAS Y EL TIAR PARTE 3

HANS-PETER FIRBAS

AYUDA PERUANA DESINTERESADA A ARGENTINA PUESTA EN DUDA

Matías Joaquín Morales, hijo del periodista Víctor Hugo Morales, en su libro La Guerra de los Neutrales hace afirmaciones inexactas e impropias de las verdaderas causas de que el Presidente Fernando Belaúnde Terry y el pueblo peruano le abrieran de par en par su ayuda a Argentina en el conflicto en las Islas Malvinas.

Morales escribe: "Perú tiene un histórico enfrentamiento con Chile, desencadenado con la guerra del Pacífico, librada entre 1879 y 1883, en la cual perdió una considerable cantidad de territorio. En dicha guerra uniría sus fuerzas con Bolivia, país que resignaría su salida al mar. A partir de la pérdida de Tacna y Arica a manos chilenas, los peruanos comenzarían a llamarlas "provincias cautivas". Hasta la fecha, los peruanos ven a sus vecinos del sur como usurpadores, y el involucramiento de Pinochet en la guerra de las Malvinas, ayudando al Reino Unido, estimuló el apoyo a la Argentina. Por dicha razón, las embajadas no escatimaban en voluntarios para pelear una guerra que veían como suya. Por otro lado, se cree que desde los años 60 los dos países tenían un pacto de asistencia recíproca."


Ese párrafo es como una nube en el cielo, ya que en el resto del capítulo correspondiente a este tema, Morales apunta con acierto a varios blancos. "La posición del presidente peruano es todavía más valiente, en la medida en que él sabía que una victoria argentina era casi imposible. Mientras la Junta Militar argentina pensaba que Gran Bretaña no se lanzaría a una reconquista a miles de kilómetros por unas islas en el Atlántico Sur, Belaúnde sabía que Thatcher iría a la guerra."

"No solo por historia, o por orgullo. Sino porque era lo único que podía salvar su carrera política, tan decadente e impopular en el espectro nacional. Posteriormente, cuando la primera ministra anunció que mandaría todas sus fuerzas a la guerra, el jefe de Estado peruano trató de hacerle entender a la delegación argentina que había ido a su país a coordinar el apoyo peruano, sobre todo en los aspectos logístico y aéreo, que la geografía de las islas hacía imposible la defensa de las numerosas playas y bahías. Que las características terrestres de las Malvinas quitaban importancia al previo asentamiento de las Fuerzas Armadas. Y aseguraba que Puerto Argentino y otros puntos de menor importancia eran vulnerables a un ataque británico, siendo imposible defender sus posesiones."

"A los esfuerzos diplomáticos de Belaúnde para lograr la paz, se le sumaba el apoyo de su maquinaria de guerra. La Fuerza Aérea de Perú (FAP) mandaría hacia Buenos Aires diez aviones de combate Mirage M5-P, poniéndolos a disposición de las necesidades argentinas. El traslado de los mismos se hizo en el mayor secreto. Para eludir los radares chilenos de Iquique y Antofagasta, y los bolivianos (aunque no representaban mucho peligro), tuvieron que realizar el vuelo desde Arequipa hacia Tandil, y de allí a Buenos Aires, a más de 33 mil pies de altura y con las radios apagadas."

"También fueron enviados técnicos y equipo de mantenimiento para la instrucción en el manejo de las aeronaves. La entrega de los aviones fue precedida por el cambio de la insignia, la bandera y la matrícula peruanas por las argentinas. El Comando de Materiales recibió la orden de proporcionar toda la logística necesaria para la operación de las naves y de los equipos de defensa aérea. Por otro lado, mandaron alrededor de 30 misiles AS-30 aire-tierra, misiles antiaéreos, obuses, bombas y municiones. Argentina utilizaría a Perú como puente para la adquisición de materiales, como las compras de repuestos de aviones a Israel que terminaron en posesión del gobierno de Buenos Aires."

Continuará

No hay comentarios.:

Publicar un comentario