sábado, 13 de agosto de 2016

EL GRAN APORTE DEL INSTITUTE FOR RESARCH OF EXPELLED GERMANS

HANS-PETER FIRBAS

MÁS DE 10 MILLONES DE CIVILES ALEMANES EXPULSADOS, DEPORTADOS O REMOVIDOS DESPUÉS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.

La historia del último siglo, nos cuenta cómo Alemania ha sido despojada de gran parte de su territorio, que le pertenecían a principios de 1,900. El problema radica no sólo en el despojo de sus tierras, sino lo más importante: los asesinatos, expulsiones, deportaciones y la confiscación de propiedades y tesoros de civiles alemanes que radicaban en esos lugares, que ya no son de Germania. 

En este Blog le hemos narrado una serie de casos, entre los cuales la familia FIRBAS sufrió en sangre propia el haber sido parte de estos oscuros actos de delincuentes. En este post, quiero referirme al INSTITUT FÜR VERTRIBENENVORSCHUNG o simplemente el Instituto Para La Investigación de Desplazamientos Forzosos de Poblaciones Alemanas. desde el Báltico, el Volga, Yugoslavia, Holanda, desde la región de Alsacia y Lorena en Francia, de Checoslovaquia -que ya tratamos con extención-, Hungría, Rumania, Polonia, Prusia, Rusia, Ucrania, hasta el estudio sobre el internamiento o prisión de alemanes en Estados Unidos, que difundimos en siete partes el día de ayer, han sido grandes contribuciones para el pueblo alemán y para que mundo entero vaya de a pocos reconociendo la única verdad.

El mencionado Instituto ha trabajado profesionalmente y lo continúa haciendo, con cifras muy exactas del número de civiles afectados y desterrados por el único defecto de ser alemanes. Es una entidad académica de investigación ocupada en documentar y suscitar conciencia social e historiográfica sobre la mayormente ignorada historia de más de 10.000.000 de civiles de ascendencia étnica germana, que fueron objeto de deportación forzada, trabajo esclavo, expulsión y en algunos casos de muerte por inanición y violencia étnica, después de la segunda guerra mundial, con el apoyo e implicación de los gobiernos de la Unión Soviética, Estados Unidos de América, Reino Unido de Gran Bretaña, Checoeslovaquia, Polonia, Hungría, Países Bajos, Rumania y Yugoslavia. 

Gracias a su postura apolítica, no justifica las atrocidades de los nazis o los genocidios cometidos contra otros grupos étnicos por parte de los alemanes o soviéticos durante el mismo espacio de tiempo. Repudia cualquier tendencia revisionista, antisemítica o pro-nazi Más bien, su aspiración principal es conmemorar y documentar la historia, cultura e infortunios desconocidos de una de las comunidades desplazadas menos conocidas del siglo veinte.

(C) INSTITÜT FÜR 
VERTRIBENENVORSCHUNG.

El desplazamiento de millones de personas civiles germanas se produjo mayormente después de la segunda guerra mundial. En 1945, los Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Soviética habían celebrado la Conferencia de Potsdam, en la cual se rehicieron las demarcaciones fronterizas de la Europa de post-guerra. Alemania cedió casi el 30% de su territorio oficial, lo que dejó a inmensas minorías germanas como nuevos componentes de Checoslovaquia, Rumania y Polonia. La Unión Soviética y los recién independizados países comunistas de Europa Oriental incluían ahora a numerosas poblaciones germanas que habían vivido allí por siglos (y en los países del Báltico por más de 800 años). 

Nota de Redacción: EN SANGRE PROPIA. CASO FAMILIA FIRBAS 

Ver: http://firbaslibertaddeprensa.blogspot.pe/2015/12/en-sangre-propia.html

Por ser consideradas estas poblaciones como 'peligrosas', a pesar de sus muy diversas ideologías políticas, los gobiernos de Polonia, Checoeslovaquia, Yugoeslavia y la URSS forzaron a la casi totalidad de la población germana a dejar sus hogares y trasladarse a marcha forzada, en calidad de refugiados, a campos de trabajo forzado o a una Alemania que sus mayores por siglos jamás habían visto. Las expulsiones 'legales' de la Conferencia de Potsdam fueron seguidas por millones de personas desplazadas y muertas en las así llamadas 'expulsiones salvajes' de 1944-1945. 

Al mismo tiempo, el decreto soviético 7161 proyectaba deportar a todos los hombres y mujeres físicamente hábiles, pertenecientes a minorías germanas, a la Unión Soviética para ocupar a estas personas en trabajos forzados. La casi totalidad de los 1.084.828 colonos germanos residentes solo en la Unión Soviética fueron forzados a trasladarse en trenes a Siberia y Kazakhstan, muriendo miles de esa gente por hambre en el camino. Es posible que hayan muerto hasta 2.000.000 de personas, debido a hipotermia, inanición y violencia homicida. 

Muchas personas fueron proscritas mediante discriminación legal, siendo obligadas a usar un brazalete blanco para hacer más expedita su deportación y exclusión. Los programas de deportación de los Aliados y de la Unión Soviética complementaron el desplazamiento anterior de casi medio millón de personas germanas en Europa Oriental, orquestada diplomáticamente por el propio Adolfo Hitler en su negociación con el caudillo soviético José Stalin por el Pacto de No Agresión de 1939, como parte de la doctrina de Hitler de 'volver a casa, al Reich”. 

Desaparecieron casi por completo culturas y comunidades colonistas, a consecuencia de erróneas y generalizadas asociaciones étnicas con las atrocidades nazis. Incluso decenas de miles de ciudadanos estadounidenses de ascendencia germana fueron embarcados, junto con estadounidenses nipones e itálicos, rumbo a campos de concentración estadounidenses y anotados en listas negras. La expulsión y desplazamiento de persona civiles germanas se constituyó muy posiblemente en uno de los más severos violaciones a los derechos humanos por motivos étnicos en el siglo veinte y que no ha sido reconocido como tal , ni tampoco se conmemora.

La experiencia de millones de familias germanas, entre 1945-50, consituye un aspecto desafortunado de procesos históricos europeos más amplios, durante los cuales la mayoría de las naciones definieron sus parámetros de ciudadanía e identidad dentro de líneas eclusivamente biológicas y/o étnicas. La Polonia de postguerra debía ser habitada solamente por polacos; la Ucrania por ucranianos, y Checoslovaquia por checos y eslovacos. Independientemente de sus lealtades nacionales, el gran público consideraba que las minorías no tenían razón de estar en estos nuevos Estados de postguerra, y por lo tanto eran expulsadas de todas partes. 

Si bien la gente germana era abrumadoramente la etnia más desarraigada en Europa y con la mayor pérdida de vidas, más de dos millones, este mismo detalle de exclusividad étnica llevó a la expulsión de millones de personas polacas, ucranianas, chechenas, ingustanas, kalmicas, coreanas, finladesas, tártaras y húngaras por motivo de su etnia, durante el mismo período, por parte de las naciones de su residencia Por lo tanto, la historia de las personas germanas expulsadas rememora una experiencia mucho más amplia de gente desplazada y en minoría.

Retomando mis comentarios, quien suscribe abrió este Blog con el objetivo de defender la Libertad de Prensa y denunciar los abusos y mentiras de la prensa, que abanderando la sagrada palabra LIBERTAD, han mentido, engañan y ocultando al mundo entero la verdad sobre Alemania, su pueblo y sus gobernantes. Esta abrumadora campaña de los medios de comunicación y de las enseñanzas educativas en colegios y universidades en estos últimos decenios, nos han convertido en un país maldito, odiado y nuestros compatriotas asesinados, robados, violados, apresados, convertidos en esclavos y otras atrocidades más.

Mientras tanto, los países y personajes responsables en el trabajo publicitario de etiquetarnos como una nación dañina, han salido impunes y los genocidas son ahora grandes y benditos humanos que contribuyeron con destruir a los malos. Este Instituto, algunos bloggers y periodistas e investigadores independientes, vienen recabando una infinidad de datos comprobados, testimonios y pruebas que las cosas no sucedieron como está escrito. Es muy probable, que en las próximas décadas sea revisada la historia.

Ya existen diversas publicaciones en libros, a través de documentales en señales de televisión o de internet de muy baja sintonía que han conseguido que miles o millones de habitantes de este planeta ya han cambiado de posición y de opinión ante las abrumadoras verdades presentadas.


Sólo nos vamos a referir a un ejemplo de un digno trabajo de objetiva investigación publicada en el Libro 'Después de la Guerra' de Giles MacDonogh para no ser reiterativo con los temas ya tratados en esta trinchera. Desde este Blog, mi eterno reconocimiento a los responsables de la valiosa labor que cumple el instituto. Ya publicamos su estudio sobre el caso de Checoslovaquia y de la prisión de los alemanes, italianos y japoneses que sufrieron los ciudadanos de estos países en Estados Unidos, antes, durante y después de las Guerras Mundiales.

Continuaremos en los próximos días compartiendo sus investigaciones y la próxima, en breve se referirá a los territorios germanos de Alsacia y Lorena, que ahora está en poder de los franceses.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario