viernes, 7 de octubre de 2016

CUANDO UN MÉDICO RECETA UN PRODUCTO QUE ÉL MISMO FABRICA

Mi padre, el Doctor Johann Firbas, bioquímico y un científico de reconocida trayectoria internacional, que le valió ser catedrático en las Universidades de Innsbruck en Austria y de Debrecen en Hungría siempre me decía que cada persona es diferente. “Lo primero es analizar su sangre u otro órgano donde pudiera estar su mal y ver dónde está el problema. Así sabré cómo tratarlo adecuadamente y prepararle especialmente para él la medicina que contenga la solución a su dolencia.”

Hace muchos años un presunto médico, que en ese entonces atendía sin haber terminado sus estudios universitarios buscó su amistad y era un asiduo visitante a casa y lo llamaba por teléfono todos los días y hablaba con él horas de horas. Su objetivo era aprovechar sus conocimientos para fabricar algún producto que lo sacara de la pobreza. Es así como le habla de las bondades del magnesio y de su poder curativo. Sin lugar a dudas es un importante mineral para nuestro cuerpo.

La relación con mi padre era muy estrecha y compartíamos los desayunos, almuerzos, jugábamos ajedrez, mirábamos TV, nadábamos kilómetros tres o cuatro veces por semana durante años y conversábamos todo el tiempo. Él deseaba que fuera un muchacho inteligente y que conociera lo más que pudiera sobre lo que había aprendido del cuidado de la salud, una correcta alimentación y lo más importante: el bien común es condición necesaria para el bienestar individual.

Ante tanta insistencia sobre el magnesio, mi padre importa de Alemania un cilindro de ese polvo y le dice: “si necesitas dinero envásalo en bolsas y véndelo, pero recuerda lo que te enseñé. Antes que nada considera si tu paciente lo necesita y eso solamente lo sabrás por la información que te entreguen los resultados de la cantidad que él posea en su organismo. Hay personas que tienen lo necesario y no lo requieren.”


Una vez que comenzó a fabricarlo me contaba que cada bolsita costaba un dólar y le parecía que comercializarlo ganando diez veces su valor era inadecuado. Inclusive le recomendó agregarle Zinc para que el producto fuera más efectivo, ya que dicho mineral también es vital para la vida. En un par de años había facturado –según lo que el mismo señor le contó- un millón de dólares y el negocio iba viento en popa.

Pero falta la magia de la promoción y la publicidad para seguir facturando más y más. Su relación con un ministro le permitió ingresar a un canal de televisión y tener su propio programa. Mi padre era su asesor, pero desconocía por completo su relación con sus pacientes, ya que nunca estaba presente en sus citas. Su truco era recetarles a todos por igual, sin importarle nada, que compren y consuman el producto que fabrica.

Hasta que tuvo que pasar lo inevitable. Un paciente, que sufría intoxicación de magnesio recibió el sabio consejo que consuma más magnesio y por consecuencia falleció. Estuve presente cuando llamó desesperando, sin saber qué hacer y mi padre le contestó que se lo había advertido en reiteradas ocasiones. Ni le afectó, ya que año tras año continúa con lo mismo. Revista, página Web, televisión, programas en un par de radios para publicitar las bondades del magnesio y que todos debían consumirlo.

Sin siquiera atender al paciente publica en su Web cómo consumirlo. 33 gramos en un litro de agua. Para adultos y para niños. Que todos compren magnesio y lo consuman a diario. El magnesio es necesario para que el cuerpo humano funcione de forma apropiada. Aunque el magnesio dentro de una dieta no representa un riesgo para la salud, demasiado suplemento de magnesio puede provocar una condición llamada hipermagnesemia. Este desequilibrio electrolítico se produce cuando tu nivel de magnesio es superior a 2,5 mEq/L. Puedes encontrar magnesio complementario en suplementos orales, en laxantes y en antiácidos.

Si consumes demasiado suplemento de magnesio, es posible que experimentes efectos adversos como diarrea y calambres abdominales. Otros signos de intoxicación por magnesio incluyen náuseas, pérdida del apetito, alteraciones del estado mental, letargo, dificultad para respirar, debilidad muscular, latidos cardíacos irregulares, presión arterial muy baja, deterioro de la función renal y paro cardíaco. Si padeces problemas de riñón o insuficiencia renal, tienes un riesgo mayor de experimentar efectos adversos debido a que los riñones no pueden filtrar el exceso de magnesio.

El magnesio se vende libremente y además usted cree que ese señor le pide a sus pacientes análisis o le pregunta qué otros medicamentos está ingiriendo. El consumo de altas dosis de magnesio puede interferir con la eficacia de varios medicamentos que pueda estar tomando. Una alta dosis de magnesio puede inhibir la absorción de digoxina, un medicamento para el corazón, así como también ciertos antibióticos, medicamentos contra la malaria y bisfosfonatos, los cuales son medicamentos utilizados para tratar la osteoporosis. El magnesio puede reducir la eficacia de ciertos tranquilizantes y anticoagulantes orales, según el "Linus Pauling Institute".


El "Food and Nutrition Board of the Institute of Medicine" (Comité de Nutrición y Alimentos del Instituto de Medicina) ha establecido un nivel máximo de consumo tolerable para el suplemento de magnesio. Consumir cantidades superiores a este límite probablemente provocará efectos secundarios dañinos. Los niños mayores de 9 años, los adolescentes y los adultos pueden consumir hasta 350 mg de magnesio al día. Los niños pequeños entre 4 y 8 años pueden tomar hasta 110 mg, y los infantes de 1 a 3 años no deben consumir más de 65 mg por día.

Es un farsante, mercantilista y sólo le interesa llenarse de dinero y se aprovecha de la ignorancia del pueblo peruano. Ese ministro, que terminó preso y ese señor citaron a mi padre para entregarle una considerable cantidad de dinero para que lo invierta en lo que desee. Mi padre, como era lógico suponer, se levantó y se retiró de la reunión. Quiero denunciar públicamente a este mercachifle y le pido a las autoridades que investiguen sus calificaciones en sus cursos de la universidad, ya que su amigo partidario le regaló el título.


Hans – Peter Firbas
Hijo del Dr. Johann Firbas


No hay comentarios.:

Publicar un comentario